Último número

Volumen 72 (05)
Ver número actual
Ver todos

Números anteriores

Vol. 72 (04)
Vol. 72 (03)
Vol. 72 (02)
Vol. 72 (01)

Otros números

Suplementos Congresos English Versions

Sobre la Revista

Comité Científico Viguera Editores Proceso de revisión Sociedades oficiales e indexación

Información para autores

Enviar manuscrito Normas de publicación Consultar estado de artículo

Información para revisores

Recomendaciones para revisor
Factor Impacto 20190,562

Porcentaje de aceptación en 2019: 30%

En 2019 el 50% de artículos recibieron respuesta definitiva en <=10 días

Media de tiempo a respuesta definitiva en 2019: 32 días

Web Médica Acreditada. Ver más información

Revista de Neurología (24 números al año) fomenta y difunde el conocimiento generado en lengua española sobre neurociencia, tanto clínica como experimental.

Másteres online

Master in Neuroimmunology

Máster en Neurociencia Experimental y Clínica

Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades Intelectuales

Máster en Sueño: Fisiología y Medicina

Máster en Epilepsia

Máster en Trastornos del Espectro Autista

Máster en Trastornos del Movimiento

Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva

Máster en Neurología Tropical y Enfermedades Infecciosas

Universidades

iNeurocampus Formación online

Listado de Másteres impartidos por Viguera Editores S.L.U. a través del portal www.ineurocampus.com en colaboración con distintas universidades del país

Noticias del día

La frustración se muestra como factor adicional de adicción Fecha 08/03/2021 ● Lecturas 12
Ver todas las noticias

 

La IA podría identificar fármacos, ya aprobados para otras patologías, que pueden ser útiles contra el Alzheimer Fecha 08/03/2021 ● Lecturas 53

Entrevistas

Entrevista con el profesor Luis de Lecea con ocasión de la reunión de la Asociación Española de Narcolepsia para pacientes y médicos (Día Europeo de la Narcolepsia. Madrid, 2019)

12/03/2019 ● Lecturas 22.025

Warning: mysql_fetch_array() expects parameter 1 to be resource, array given in /var/www/vhosts/neurologia.com/httpdocs/include/funciones.php on line 18
Ver todas las entrevistas

Listado de noticias de interés relacionadas con las neurociencias

Marzo 10 2021

20th WPA World Congress of Psychiatry 2021

Virtual, Virtual

Marzo 11 2021

XVI Congreso Panamericano de Neurología

Medellín, Colombia

Marzo 19 2021

2020 World Dementia & Mental Health Conference

Bangkok, Thailand

Marzo 19 2021

2020 World Neuroscience and Psychiatry Conference

Bangkok, Thailand

Marzo 27 2021

XXXIX Congreso Latinoamericano de Neurocirugía - CLAN

Guayaquil, Ecuador

Abril 26 2021

Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades Intelectuales, 6ª Ed.
Inicio de Matríc...

Barcelona, España

Ver Agenda

Listado de eventos del sector y fechas de interés relacionadas con los Másteres de www.ineurocampus.com

Listado de palabras clave de la página web. Pulse en una categoría para acceder a la búsqueda de todo el contenido web (artículos, noticias, autores, entrevistas etc.) relacionado con dicha categoría

Sobre Revista de Neurología

Información Comité Científico Proceso de revisión Sociedades e indexación Contacto

¿Cómo publicar con nosotros?

Enviar manuscrito Normas para autores Información para revisores

Sobre Viguera Editores

Información

Sobre iNeurocampus

Información

Redes sociales

Facebook Twitter
Web Médica Acreditada. Ver más información

Neurologia.com es una comunidad de conocimiento alrededor de la neurología en habla hispana, compuesta por millones de profesionales, desde estudiantes a instituciones médicas o académicas. Esta comunidad se dota de diferentes herramientas de interrelación y difusión del conocimiento en neurociencia

Alteraciones neuropsicológicas en la narcolepsia con cataplejía: una revisión

P. Medrano-Martínez, M.J. Ramos-Platón, R. Peraita-Adrados   Revista 66(03)Fecha de publicación 01/02/2018 ● RevisiónLecturas 7563 ● Descargas 580 Castellano English

Vea nuestros másteres

Abierta la Preinscripción

Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades Intelectuales

6ª Edición


[REV NEUROL 2018;66:89-96] PMID: 29368327 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.6603.2017448

Objetivo. Describir el estado actual de conocimiento sobre los principales déficits cognitivos que presentan los pacientes con narcolepsia con cataplejía o narcolepsia de tipo 1.

Desarrollo. La mayoría de los estudios ha encontrado que las funciones cognitivas más afectadas son la atención (especialmente el mantenimiento de la atención o atención sostenida), la velocidad de procesamiento de la información y las funciones ejecutivas (en particular, la fluidez verbal y la resistencia a la interferencia de estímulos). Estos datos indican una dificultad para utilizar los recursos cognitivos de los que dispone el sujeto. Estas alteraciones son similares a las presentes en otras hipersomnias, aunque difieren en la intensidad. Por otra parte, la mayoría de los estudios destaca una elevada prevalencia de diferentes trastornos depresivos y ansiosos. Se ha sugerido que la predisposición a la ansiedad forma parte del fenotipo característico de estos pacientes. La ansiedad podría actuar como un factor desencadenante de la enfermedad y ser asimismo una consecuencia de la enfermedad.

Conclusiones. Los déficits cognitivos en los pacientes con narcolepsia de tipo 1 se manifiestan en tareas de larga duración o monótonas y en tareas con alta demanda cognitiva, principalmente en tareas de atención sostenida. La presencia de sintomatología depresiva en estos pacientes, junto con la excesiva somnolencia diurna, parecen afectar a su rendimiento en las pruebas neuropsicológicas, y estar estrechamente relacionadas con la apreciación subjetiva de dificultades cognitivas.

Atención déficits cognitivos Excesiva somnolencia diurna Narcolepsia con cataplejía NT1 Trastornos afectivos

Introducción


La narcolepsia con cataplejía es un trastorno del sueño crónico, cuya prevalencia oscila entre 0,02-0,05% según estudios epidemiológicos realizados en Estados Unidos [1]. En la tercera edición de la clasificación internacional de trastornos del sueño de la Academia Americana de Medicina del Sueño [2] se denomina narcolepsia de tipo I (NT1), y se define como un trastorno caracterizado principalmente por accesos irresistibles de excesiva somnolencia diurna y síntomas de disociación del sueño REM. Estos síntomas son: pérdida repentina de tono muscular durante la vigilia o cataplejía (lo que la diferencia de la narcolepsia de tipo II o sin cataplejía), parálisis del sueño y alucinaciones hipnagógicas.

La pérdida selectiva de neuronas situadas en el hipotálamo lateral, que segregan el neuropéptido hipocretina-1 (de hipotálamo y secretina, por su parecido con la hormona intestinal), también denominadas orexinas (de orexis, ‘apetito’), es un factor etiológico de la narcolepsia [3,4]. Estas neuronas tienen proyecciones muy amplias a diferentes regiones del sistema nervioso central y desempeñan una función importante en el control del apetito y la regulación del ciclo vigilia-sueño, y contribuyen a mantener la activación, la homeostasis neuroendocrina y la regulación autonómica.

Este mecanismo de destrucción neuronal sugiere un proceso autoinmune. La hipótesis de que la narcolepsia tiene una etiología autoinmune se basa en su estrecha relación con el HLA-DQB1*06:02 [5] (antígeno leucocitario humano), que representa un factor de riesgo casi necesario, aunque no suficiente, de narcolepsia, teniendo en cuenta que aproximadamente el 20% de la población general es portadora de este alelo; y la excesiva somnolencia diurna coincide con el comienzo de la enfermedad en la adolescencia.

Los estudios sobre alteraciones neuropsicológicas en la narcolepsia son escasos. El objetivo de esta revisión es presentar una visión actualizada del estado de conocimiento acerca de los déficits cognitivos y los trastornos afectivos en pacientes con NT1.

Déficits cognitivos


En una revisión exhaustiva de la bibliografía realizada hasta 2001, Fulda y Schulz encontraron diferencias significativas respecto a los controles normales en las pruebas de atención en un 44,2% de los estudios, mientras que sólo un 15,6% de ellos informaba de diferencias en las pruebas de memoria [6].

Déficits cognitivos subjetivos


Es frecuente que estos pacientes refieran dificultades para concentrarse o problemas de memoria, co­mo la dificultad para seguir una conversación. Distintos estudios han indagado mediante una entrevista o cuestionarios la existencia de quejas subjetivas de memoria, y han encontrado que un 40-50% de los pacientes con NT1 dice tener problemas de memoria [7].

En un estudio inicial se halló una disminución significativa de la percepción de eficacia de la propia memoria (lo que se denomina ‘metamemoria’) [8]. Según los autores, la escasa confianza de los pacientes en su memoria provocaría un aumento de la ansiedad ante la evaluación, lo que conlleva peor rendimiento y, por tanto, refuerza esta apreciación subjetiva.

Por otra parte, aunque los pacientes con narcolepsia dicen tener problemas de memoria, hay que tener en cuenta la falta de información sobre los procesos cognitivos que tiene la población general. Probablemente lo que estos pacientes interpretan como una pérdida de memoria es en realidad un déficit de atención [9]. Esto explicaría en parte la escasa correlación encontrada entre quejas subjetivas de memoria y puntuaciones en pruebas estandarizadas de memoria. Por ejemplo, en un reciente estudio de Zamarian et al [10], en el que los pacientes cumplimentaron un cuestionario de quejas subjetivas de atención, los resultados muestran una correlación entre las puntuaciones obtenidas en este cuestionario y las obtenidas en la tarea de dígitos inversos (que evalúa la memoria operativa), correlación que no se encontró con las pruebas de memoria utilizadas.

En dicho estudio, las puntuaciones en este cuestionario también se asociaron con la intensidad de la cataplejía, la excesiva somnolencia diurna y las alteraciones del estado de ánimo [10]. Estos resultados son similares a los encontrados por otros autores [11]. Es más probable que las quejas subjetivas se deban a un estado de ánimo depresivo. La subestimación de sus capacidades cognitivas es frecuente en pacientes con un estado de ánimo deprimido [12]. Como se ha mencionado, según indican distintos estudios, la existencia de un déficit cognitivo objetivo no siempre se asocia con la presencia de quejas subjetivas, y viceversa [10,11].

Déficits cognitivos objetivos


Atención

La atención es probablemente la función cognitiva que más se ha estudiado en la narcolepsia. También es la única sobre la que existe cierto consenso acerca de su alteración.

La atención no se entiende como una función unitaria, sino que pueden distinguirse distintos tipos: sostenida, focalizada, selectiva, dividida y alternante. En estos pacientes, las dificultades suelen manifestarse en tareas que evalúan la atención sostenida y la atención dividida.

Se han encontrado diferencias en el rendimiento en tareas de atención sostenida en varios estudios [13-15], junto con un aumento del tiempo de respuesta [16]. El aumento del tiempo de respuesta reflejaría lentitud del procesamiento de información. Esto explicaría las diferencias encontradas por algunos estudios en la parte A del Trail Making Test, que evalúa la visuopercepción, la atención sostenida y la velocidad de procesamiento, o en la segunda lámina del test de Stroop color-palabra, que entre otras funciones también evalúa la velocidad de procesamiento [17].

Tanto en el estudio de Zamarian et al [10] como en el de Naumann et al [18] se utilizó el test de atención D2 para evaluar la atención selectiva; en ambos casos, las diferencias entre pacientes con narcolepsia y controles normales fueron significa­tivas. Asimismo, se han encontrado puntuaciones bajas en pruebas que evalúan la atención dividida [16,18,19].

Por otra parte, los resultados obtenidos en tareas que evalúan la atención alternante, como la parte B del Trail Making Test, en la que el sujeto tiene que alternar entre dos secuencias de números en orden creciente y las letras del abecedario, no son consistentes [17-20] (Tabla I).

 

Tabla I. Datos recientes sobre déficits de atención en pacientes con narcolepsia de tipo I.
 
Pruebas aplicadas

Funciones evaluadas

Resultados/funciones afectadas

Rieger et al [16]

TAP: alerta, rastreo visual, prueba doble, prueba de atención alternante

Nivel de activación, atención focalizada, dividida y alternante

Atención dividida y alternante

Naumann et al [18] a

Dígitos (WMS-R), Reaction Time Task, D2, Incompatibility Test y tarea de atención dividida

Span de atención, nivel de activación, atención sostenida, atención selectiva y dividida

Atención selectiva y dividida

Moraes et al [17] a

Victoria Stroop Test (VST) y TMT

Atención alternante y control ejecutivo de la atención

Atención alternante (TMT-B). VST: diferencias significativas en la velocidad de procesamiento

Van Schie et al [14]

Sustained Attention to Response Task

Atención sostenida

Sin diferencias significativas entre pacientes con excesiva somnolencia diurna

Bayard et al [11]

TAP

Atención sostenida

Atención sostenida. Aumento del tiempo de reacción

Mazzetti et al [20]

TMT-B

Atención alternante

Sin diferencias significativas

Yoon et al [19]

Dígitos (WMS), CBTT, dígitos-símbolos, TMT

Span de atención, atención alternante

Span de atención visual

Thomann et al [27]

Psychomotor Vigilance Task

Atención sostenida

Atención sostenida

Zamarian et al [10] b

Dígitos (WMS), D2

Span de atención y atención selectiva

Atención selectiva

Huang et al [15]

Continuous Performance Test

Atención sostenida

Atención sostenida

CBTT: Corsi Block Tapping Test; D2: test de atención D2; TAP: Test batterie zur Aufmerksamkeitprüfung; TMT: Trail Making Test; WMS: Wechsler Memory Scale. a En el grupo experimental no se establece distinción entre narcolepsia con y sin cataplejía; b Se incluyen siete pacientes sin historia previa de cataplejía.

 

Memoria

Como se ha señalado, el porcentaje de estudios previos al año 2001 en los que se hallaron diferencias significativas relativas a la memoria no supera el 20% [6]. El hecho de que los déficits subjetivos de memoria no sean corroborados en pruebas neuro­psicológicas estandarizadas apoyaría la hipótesis de que las quejas de memoria podrían reflejar un déficit de atención más que de memoria [9].

Por otra parte, la fragmentación del sueño que ocurre en la narcolepsia podría provocar dificultades de consolidación de la memoria. Los diseños experimentales no suelen incluir un período de siesta entre la fase de aprendizaje y la de recuerdo, por lo que no se ha estudiado suficientemente el efecto del sueño en dicha consolidación.

En los estudios recientes revisados únicamente se registraron diferencias significativas en la memoria en pacientes con narcolepsia que habían dormido una siesta después de la fase de aprendizaje. No obstante, en el estudio de Naumann et al no se hallaron diferencias entre el grupo de pacientes que había dormido siesta y el que no, aunque sí en comparación con el grupo control normal [18]. Los autores concluyeron que en su muestra se apreciaba un déficit leve de memoria verbal.

En el estudio de Cipolli et al [21] se encontraron diferencias en la consolidación de la memoria en una prueba de discriminación de texturas (tarea que evalúa un tipo de memoria no declarativa), tanto el primer día como después de un entrenamiento de siete días, resultados similares a los obtenidos en otro estudio que aplicó una prueba de aprendizaje motor [20].

Estos déficits parecen asociarse con la alteración del patrón del sueño observada en dicho estudio: aumento de la fase N1 y disminución de la fase N2 del sueño no REM, junto con alta fragmentación del sueño [21] (Tabla II).

 

Tabla II. Datos recientes sobre déficits de memoria en pacientes con narcolepsia de tipo I.
 
Pruebas aplicadas

Funciones evaluadas

Resultados/funciones afectadas

Rieger et al [16]

Auditory Verbal Learning Test

Memoria declarativa

Sin diferencias significativas

Nauman et al [18] a

Wechsler Memory Scale-Revised

Recuerdo inmediato y demorado, test de retención visual de Benton

Diferencias significativas en el recuerdo inmediato respecto al demorado de una lista de palabras

Cipolli et al [21]

Texture Discrimination Task

Aprendizaje de una habilidad motora

Diferencias en el proceso de consolidación del aprendizaje

Mazzetti et al [20]

Wechsler Memory Scale y Finger Tapping Test

Recuerdo inmediato y demorado y aprendizaje de una habilidad motora

Diferencias en el proceso de consolidación del aprendizaje

Yoon et al [19]

CVLT y figura compleja de Rey

Memoria declarativa verbal y visual

Sin diferencias significativas

Zamarian et al [10] b

Auditory Verbal Learning Test

Memoria declarativa

Sin diferencias significativas

CVLT: California Verbal Learning Task. a En el grupo experimental no se establece distinción entre narcolepsia con y sin cataplejía; b Se incluyen siete pacientes sin historia previa de cataplejía.

 

Funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas han sido el tema de numerosas publicaciones en los últimos años y se han convertido en uno de los procesos cognitivos más estudiados en la actualidad.

Por funciones ejecutivas se entiende ‘el conjunto de capacidades que permiten a una persona realizar de manera satisfactoria una conducta independiente, propositiva, autodirigida’ [22]. Esta definición engloba procesos como planificación y flexibilidad de conducta, inhibición de respuestas no adecuadas, secuenciación, razonamiento abstracto, solución de problemas y fluidez verbal, entre otros, que varían en número y denominación según los especialistas. Los expertos se han referido a ellos como el ‘director de orquesta’ encargado de coordinar todos los procesos cognitivos necesarios para una conducta adaptativa.

En la narcolepsia, las alteraciones más significativas parecen afectar a la inhibición de respuestas y la fluidez verbal. En el estudio de Bayard et al se encontraron diferencias significativas en tareas que evalúan la actualización de la información, la flexibilidad de la conducta y la inhibición de la respuesta [11]. Otros estudios también han observado peor rendimiento en tareas de inhibición de respuestas inadecuadas en pacientes con narcolepsia [10,23]. Se han encontrado resultados contradictorios en procesos como la flexibilidad de la conducta, la resistencia a la interferencia de estímulos y la memoria operativa [10,15,17,19,23,24].

Mención aparte merecen los estudios sobre la toma de decisiones en pacientes con NT1. Tanto en el estudio de Delazer et al como en el de Bayard et al se registraron diferencias significativas en la Iowa Gambling Task [23,25]. La Iowa Gambling Task es una tarea en la que el sujeto debe seleccionar cartas de cuatro mazos distintos con la consigna de intentar maximizar sus ganancias; dependiendo del mazo del cual se haya extraído la carta, las ganancias serán distintas, al igual que el riesgo de pérdida. La Iowa Gambling Task valora variables de la toma de decisiones en la vida diaria, como la incertidumbre, la respuesta a la recompensa y el castigo. En estos estudios, los pacientes con narcolepsia muestran un patrón de respuesta caracterizado por el predominio de una respuesta impulsiva, pese a una posible consecuencia negativa [23]. Esta prueba considera el cambio de reglas implícitas en función del feedback que se recibe, del que los pacientes con narcolepsia no parecen beneficiarse. Esta alteración podría explicarse por la implicación del sistema hipocretinérgico en la toma de decisiones, concretamente por sus proyecciones al sistema de recompensa cerebral [25,26].

En resumen, las principales alteraciones cognitivas se observan en los ámbitos de atención y funciones ejecutivas, principalmente en pruebas de larga duración y tareas monótonas, en las que a los pacientes les cuesta mantener la atención, y en tareas con alta demanda cognitiva. En estos casos probablemente el sistema de compensación, cuya función es minimizar la repercusión de las alteraciones cognitivas mencionadas, se saturaría [7]. Aun así, al ser déficits sutiles, no afectan de forma significativa al rendimiento en la vida diaria (Tabla III).

 

Tabla III. Datos recientes sobre déficits de funciones ejecutivas en pacientes con narcolepsia de tipo I.
 
Pruebas utilizadas

Funciones evaluadas

Resultados/funciones afectadas

Naumann et al [18] a

Hayling Sentence Completion Test

Procesos de iniciación e inhibición de la respuesta y prueba de fluidez verbal

Inhibición de respuestas y fluidez verbal

Delazer et al [23]

Information Gambling Task, Iowa
Gambling Task, Intra-Extradimensional Shift, One Touch Stockings, Go-No go


Toma de decisiones, flexibilidad, categorización, planificación, inhibición de respuestas

Toma de decisiones e inhibición de respuestas

Bayard et al [25]

Iowa Gambling Task, Game of Dice Test, UPPS Impulsive Behavior Scale

Toma de decisiones

Toma de decisiones

Moraes et al [17] a

Victoria Stroop Test, letras y números

Resistencia a la interferencia de estímulos y memoria operativa

Memoria operativa

Mazzetti et al [21]

Baddeley Logical Reasoning Test

Razonamiento

Sin diferencias significativas

Yoon et al [19]

Dígitos-símbolos, Wisconsin Card Sorting Test, test de Stroop, Controlled Oral Word Association Test

Memoria operativa, flexibilidad y categorización, resistencia a la interferencia, fluidez verbal

Memoria operativa

Bayard et al [11]

Test batterie zur Aufmerksamkeitprüfung

Actualización, inhibición,  flexibilidad

Aumento del tiempo de reacción

Zamarian et al [10] b

Dígitos, fluidez verbal, Intra-Extradimensional Shift, One Touch Stockings, Go-No go

Memoria operativa, flexibilidad, planificación e inhibición

Fluidez verbal e inhibición

Huang et al [15]

Wisconsin Card Sorting Test

Flexibilidad y categorización

Flexibilidad y categorización

a En el grupo experimental no se establece distinción entre narcolepsia con y sin cataplejía; b Se incluyen siete pacientes sin historia previa de cataplejía.

 


Relación de los déficits cognitivos con la excesiva somnolencia diurna en pacientes con narcolepsia


Las alteraciones cognitivas en la narcolepsia se han considerado asimismo una consecuencia de la excesiva somnolencia diurna. Si los déficits cognitivos de estos pacientes se debieran principalmente a la excesiva somnolencia diurna, sería de esperar que fueran similares a los que se dan en otras hipersomnias de origen no central [7].

Van Schie et al [14] compararon el rendimiento en una tarea de atención sostenida (Sustained Attention to Response Task) en pacientes diagnosticados con diferentes hipersomnias: narcolepsia con y sin cataplejía, hipersomnia idiopática y síndrome de apnea obstructiva del sueño. En este estudio se encontró una disminución del rendimiento que se asoció con el grado de excesiva somnolencia diurna, independientemente del tipo de hipersomnia subyacente. Sin embargo, el reducido número de pacientes con síndrome de apnea obstructiva que participaron en el estudio y la diferencia significativa de edad entre los grupos no permite generalizar estos resultados.

Respecto a otros tipos de hipersomnia, en el estudio de Thomann et al [27] se comparó el rendimiento en una tarea de vigilancia de pacientes con diferentes afecciones que cursan con excesiva somnolencia diurna (síndrome de sueño insuficiente, NT1 e hipersomnia idiopática). En este estudio se hallaron diferencias en el rendimiento entre el grupo control y los distintos grupos experimentales. Por otra parte, los grupos de narcolepsia e hipersomnia idiopática tuvieron un rendimiento similar, peor que el rendimiento del grupo diagnosticado de síndrome de sueño insuficiente.

En resumen, aunque existen alteraciones cognitivas similares en diferentes hipersomnias, no se puede concluir que la causa de estas alteraciones sea la excesiva somnolencia diurna. Parecen compartir ciertas alteraciones, por ejemplo, la disminución de la velocidad de procesamiento, pero difieren en la intensidad del déficit. Estos déficits parecen estar relacionados con la fisiopatología subyacente, que difiere en cada trastorno; sin embargo, todavía no existen suficientes estudios que permitan confirmar esta relación.

Trastornos depresivos y de ansiedad en pacientes con narcolepsia


La prevalencia de trastornos depresivos y ansiosos es más elevada en pacientes con NT1 que en la población general. En un estudio realizado por Ohayon se encontró que, dentro de este tipo de trastornos, los más frecuentes en pacientes con narcolepsia son la fobia social (21,1%), el trastorno depresivo mayor (17,1%), las crisis de pánico (12,5%) y el trastorno de estrés postraumático (11,5%) [28]. Según los datos de este estudio, casi la mitad de los pacientes diagnosticados de fobia social la padecían antes de que se manifestara la narcolepsia. Asimismo, un 21,6% de los pacientes con narcolepsia y trastorno de estrés postraumático padecía este trastorno antes de ser diagnosticado de narcolepsia, mientras que las crisis de pánico se manifestaron después.

Algunos estudios han encontrado una alta prevalencia de sintomatología depresiva en pacientes narcolépticos con y sin cataplejía [29], que oscila entre el 20 y el 57% de los casos [30]. La existencia de síntomas depresivos parece ser uno de los predictores más fiables de la calidad de vida [31].

No parece haber diferencias entre pacientes con NT1 y NT2 en las puntuaciones obtenidas en distintos cuestionarios de estado de ánimo [29], por lo que las crisis de cataplejía podrían no ser tan determinantes en el desarrollo y mantenimiento de la depresión como se ha sugerido [32].

Según Fortuyn et al, los trastornos y síntomas de ansiedad forman parte de su fenotipo y son mucho más frecuentes en estos pacientes que la depresión, pero se han estudiado bastante menos [33]. Existen varias hipótesis sobre la relación de estos trastornos de ansiedad con la narcolepsia. Una de ellas propone que son consecuencia de la cataplejía y la pérdida de control que supone.

Algunos estudios han encontrado que los pacientes con narcolepsia intentan inhibir la respuesta ante estímulos emocionales con el objetivo de evitar las crisis de cataplejía y desarrollan diferentes estrategias de afrontamiento de la ansiedad [34]. Ya en los años ochenta y noventa se informó de que los pacientes con narcolepsia tienen rasgos de personalidad (registrados mediante el inventario multifásico de personalidad de Minnesota) de ansiedad e introversión social [35], y que presentan más síntomas psiquiátricos que los controles normales [36]. Según estos estudios, la psicopatología observada en la narcolepsia no es específica de este trastorno, sino que la presentan pacientes con distintos trastornos de excesiva somnolencia diurna.

Acontecimientos vitales estresantes como factor precipitante de la narcolepsia


Se ha investigado si determinados factores ambientales o infecciosos podrían actuar como precipitantes de la enfermedad. Los acontecimientos vitales estresantes parecen ser frecuentes en estos pacientes antes de la aparición del primer síntoma de la enfermedad, habitualmente los accesos de sueño [37,38]. En el estudio de Picchioni et al [38], entre los factores infecciosos analizados sólo las infecciones gripales y las fiebres de origen desconocido fueron significativamente más frecuentes en los pacientes con NT1 que en el grupo control. Por lo que se refiere a los factores precipitantes estresantes o a los cambios de hábitos de sueño, se han encontrado en algunas series, si bien no se sabe si se trata de un factor precipitante o una consecuencia precoz de la enfermedad.

En el estudio de Peraita-Adrados et al [39], la menor presencia del factor estresante ‘cambios mayores en el número de discusiones con la pareja, familia o amigos’ en la serie de pacientes con NT1 resulta ser un factor de protección comparado con controles normales. Estos resultados podrían indicar que los pacientes comienzan a percibir cambios subclínicos e intentan protegerse evitando los efectos perturbadores de los conflictos interpersonales que puedan desencadenar la completa aparición de los síntomas. Lo anterior coincidiría con la observación de Kales et al de que los pacientes con NT1 están ‘preocupados en exceso por su control emocional’, lo que puede dar lugar a ‘su falta de expresividad y tendencia a un aumento de la presión emocional’ [40].

Estos datos señalan la importancia de los síntomas de ansiedad y los acontecimientos vitales estresantes en el desencadenamiento de la NT1, presentes en un número elevado de pacientes antes de la manifestación de los síntomas cardinales de la narcolepsia.

Conclusiones


Las alteraciones neuropsicológicas en la NT1 han recibido escasa atención. Aproximadamente la mitad de estos pacientes presenta algún tipo de déficit cognitivo, subjetivo u objetivo. La apreciación subjetiva del paciente de tener problemas cognitivos parece deberse a la excesiva somnolencia diurna y a la sintomatología depresiva más que a un déficit objetivo.

En cuanto a las alteraciones cognitivas objetivas, en casi la totalidad de los estudios revisados se ha encontrado que los pacientes con NT1 tienen un rendimiento más bajo en tareas que requieren atención sostenida, o atención selectiva y dividida. Los datos existentes indican que tienen dificultades para mantener la atención en tareas monótonas o de larga duración, y en tareas de alta demanda cognitiva, junto con una disminución de la velocidad de procesamiento cognitivo.

El reducido número de estudios sobre su rendimiento en pruebas de memoria no permite establecer conclusiones. Sin embargo, considerando la gran fragmentación del sueño nocturno en la narcolepsia, es de esperar que el proceso de consolidación de la memoria durante el sueño esté afectado. Respecto a las funciones ejecutivas, los resultados de diferentes estudios son menos consistentes. Las alteraciones de fluidez verbal e inhibición de las respuestas se han hallado en diferentes estudios, pero los datos no son tan concluyentes como los obtenidos en atención.

Por otra parte, es necesario considerar la influencia de la sintomatología depresiva en las alteraciones cognitivas descritas en la NT1, entre ellas la lentitud de la velocidad de procesamiento (relación que se ha descrito en pacientes con depresión), que junto con la excesiva somnolencia diurna, podría agravar dichas alteraciones.

La elevada prevalencia en estos pacientes de alteraciones psicopatológicas, en particular síntomas de ansiedad, indica su estrecha asociación con la narcolepsia. Se requieren más investigaciones sobre su relación con la NT1, así como examinar la existencia de acontecimientos vitales estresantes que la desencadenen en sujetos genéticamente predispuestos. La excesiva somnolencia diurna, y no la cataplejía, parece desempeñar un papel primordial en la etiología tanto de los déficits cognitivos como de las alteraciones psicopatológicas que se observan en la narcolepsia con cataplejía.

 

Bibliografía
 


 1.    Longstreth WT, Koepsell TD, Ton TG, Hendrickson AF, Van Belle G. The epidemiology of narcolepsy. Sleep 2007; 30: 13-26.

 2.    American Academy of Sleep Medicine. International Classification of Sleep Disorders: diagnostic and coding manual (ICSD-3). 3 ed. Westchester: AASM; 2014.

 3.    De Lecea L, Kilduff TS, Peyron C, Gao X, Foye PE, Danielson PE, et al. The hypocretins: hypothalamus-specific peptides with neuroexcitatory activity. Proc Natl Acad Sci U S A 1998; 95: 322-7.

 4.    Sakurai T, Amemiya A, Ishii M, Matsuzaki I, Chemelli RM, Tanaka H, et al. Orexins and orexin receptors: a family of hypothalamic neuropeptides and G protein-coupled receptors that regulate feeding behavior. Cell 1992; 92: 573-85.

 5.    Mignot E, Lin X, Arrigoni J, Macaubas C, Olive F, Hallmayer J, et al. DQB1*0602 and DQA1*0102 (DQ1) are better markers than DR2 for narcolepsy in Caucasian and black Americans. Sleep 1994; 17 (Suppl 8): S60-7.

 6.    Fulda S, Schulz H. Cognitive dysfunction in sleep disorders. Sleep Med Rev 2001; 5: 423-45.

 7.    Bellebaum C, Daum I. Memory and cognition in narcolepsy. In Goswami M, Thorpy JM, Pandi-Perumal RS, eds. Narcolepsy: a clinical guide. 2 ed. New York: Springer; 2016. p. 233-43.

 8.    Hood B, Bruck D. Metamemory in narcolepsy. J Sleep Res 1997; 6: 205-10.

 9.    Naumann A, Daum I. Narcolepsy: pathophysiology and neuropsychological changes. Behav Neurol 2003; 14: 89-98.

 10. Zamarian L, Högl B, Delazer M, Hingerl K, Gabelia D, Mitterling T, et al. Subjective deficits of attention, cognition and depression in patients with narcolepsy. Sleep Med 2015; 16: 45-51.

 11. Bayard S, Croisier Langenier M, Cochen De Cock V, Scholz S, Dauvilliers Y. Executive control of attention in narcolepsy. PLoS One 2012; 7: e33525.

 12. Zlatar ZZ, Moore RC, Palmer BW, Thompson WK, Jeste DV. Cognitive complaints correlate with depression rather than concurrent objective cognitive impairment in the successful aging evaluation baseline sample. J Geriatr Psychiatry Neurol 2014; 27: 181-7.

 13.  Fronczek R, Middelkoop HAM, Van Dijk JG, Lammers GJ. Focusing on vigilance instead of sleepiness in the assessment of narcolepsy: high sensitivity of the Sustained Attention to Response Task (SART). Sleep 2006; 29: 187-91.

 14. Van Schie MK, Thijs RD, Fronczek R, Middelkoop HA, Lammers GJ, Van Dijk JG. Sustained attention to response task (SART) shows impaired vigilance in a spectrum of disorders of excessive daytime sleepiness. J Sleep Res 2012; 21: 390-5.

 15.  Huang YS, Liu FY, Lin CY, Hsiao T, Guilleminault C. Brain imaging and cognition in young narcoleptic patients. Sleep Med 2016; 24: 137-44.

 16. Rieger M, Mayer G, Gauggel S. Attention deficits in patients with narcolepsy. Sleep 2003; 26: 36-43.

 17. Moraes M, Rossini S, Reimão R. Executive attention and working memory in narcoleptic outpatients. Arq Neuropsiquiatr 2012; 70: 335-40.

 18. Naumann A, Bellebaum C, Daum I. Cognitive deficits in narcolepsy. J Sleep Res 2006; 15: 329-38.

 19. Yoon SM, Joo EY, Kim JY, Hwang KJ, Hong SB. Is high IQ protective against cognitive dysfunction in narcoleptic patients? J Clin Neurol 2013; 9: 118-24.

 20. Mazzetti M, Plazzi G, Campi C, Cicchella A, Mattarozzi K, Tuozzi G, et al. Sleep-dependent consolidation of motor skills in patients with narcolepsy-cataplexy. Arch Ital Biol 2012; 150: 185-93.

 21. Cipolli C, Campana G, Campi C, Mattarozzi K, Mazzetti M, Tuozzi G, et al. Sleep and time course of consolidation of visual discrimination skills in patients with narcolepsy-cataplexy. J Sleep Res 2009; 18: 209-20.

 22. Lezak MD, Howieson DB, Bigler ED, Tranel D. Neuropsychological assessment. 5 ed. New York: Oxford University Press; 2012.

 23. Delazer M, Högl B, Zamarian L, Wenter J, Gschliesser V, Ehrmann L, et al. Executive functions, information sampling, and decision making in narcolepsy with cataplexy. Neuro-
psychology 2011; 25: 477-87.

 24. Szakacs A, Hallbook T, Tideman P, Darin N, Wentz E. Psychiatric comorbidity and cognitive profile in children with narcolepsy with or without association to the H1N1 influenza vaccination. Sleep 2015; 38: 615-21.

 25. Bayard S, Abril B, Yu H, Scholz S, Carlander B, Dauvilliers Y. decision making in narcolepsy with cataplexy. Sleep 2011; 34: 99-104.

 26. Bayard S, Dauvilliers YA. Reward-based behaviors and emotional processing in human with narcolepsy-cataplexy. Front Behav Neurosci 2013; 7: 1-7.

 27. Thomann J, Baumann CR, Landolt H, Werth E. Psychomotor vigilance task demonstrates impaired vigilance in disorders with excessive daytime sleepiness. J Clin Sleep Med 2014; 10: 1019-24.

 28. Ohayon MM. Narcolepsy is complicated by high medical and psychiatric comorbidities: a comparison with the general population. Sleep Med 2013; 14: 488-92.

 29. Jara CO, Popp R, Zulley J, Hajak G, Geisler P. Determinants of depressive symptoms in narcoleptic patients with and without cataplexy. J Nerv Ment Dis 2011; 199: 329-34.

 30. Vandeputte M, De Weerd A. Sleep disorders and depressive feelings: a global survey with the Beck depression scale. Sleep Med 2003; 4: 343-5.

 31. Vignatelli L, Plazzi G, Peschechera F, Delaj L, Alessandro RD. A 5-year prospective cohort study on health-related quality of life in patients with narcolepsy. Sleep Med 2011; 12: 19-23.

 32. Dauvilliers Y, Paquereau J, Bastuji H, Drouot X, Weil JS, Viot-Blanc V. Psychological health in central hypersomnias: the French Harmony study. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2009; 80: 636-41.

 33. Fortuyn HA, Lappenschaar MA, Furer JW, Hodiamont PP, Rijnders CA, Renier WO, et al. Anxiety and mood disorders in narcolepsy: a case-control study. Gen Hosp Psychiatry 2010; 32: 49-56.

 34. De Zambotti M, Pizza F, Covassin N, Vandi S, Cellini N, Stegagno L, et al. Facing emotions in narcolepsy with cataplexy: haemodynamic and behavioural responses during emotional stimulation. J Sleep Res 2014; 23: 432-40.

 35. Beutler LE, Ware JC, Karacan I, Thornby JI. Differentiating psychological characteristics of patients with sleep apnea and narcolepsy. Sleep 1981; 4: 39-47.

 36. Stepanski EJ, Markey JJ, Zorick FJ, Roth T. Psychometric profiles of patient populations with excessive daytime sleepiness. Henry Ford Hosp Med J 1990; 38: 219-22.

 37. Orellana C, Villemin E, Tafti M, Carlander B, Besset A, Billiard M. Life events in the year preceding the onset of narcolepsy. Sleep 1994; 17: 50-3.

 38. Picchioni D, Hope CR, Harsh JR. A case-control study of the environmental risk factors for narcolepsy. Neuroepidemiology 2007; 29: 185-92.

 39. Peraita-Adrados R, Del Río-Villegas R, Vela-Bueno A. Factores ambientales en la etiología de la narcolepsia-cataplejía. Estudio de casos y controles de una serie. Rev Neurol 2015; 60: 529-34.

 40. Kales A, Soldatos CR, Bixler EO, Caldwell A, Cadieux RJ, et al. Narcolepsy-cataplexy: II. Psychosocial consequences and associated psychopathology. Arch Neurol 1982; 39: 169-71.

 

Neuropsychological alterations in narcolepsy with cataplexy: a review

Aim. To describe the current state of the art about the main cognitive deficits that appear in patients affected with narcolepsy with cataplexy (NT1).

Development. The majority of the studies have found that the most impaired cognitive functions are attention (especially maintenance of attention or sustained attention), speed of information processing and executive functions (in particular, verbal fluency and resistance to the stimuli interference). These data indicate the difficulty to use the available cognitive resources of the patient. These alterations are similar to those present in other hypersomnias, although they might differ in intensity. Moreover, most of the studies emphasize a high prevalence of different depressive and anxious disorders. It has been suggested that predisposition to anxiety could be part of the characteristic phenotype of these patients. Anxiety could act either as a trigger for the disease or a consequence of the disease.

Conclusions. Cognitive deficits in patients with NT1 appear in long lasting and/or monotonous tasks and in high cognitive demanding tasks. The presence of depressive symptomatology, together with excessive daytime sleepiness in these patients could affect their performance in neuropsychological test, and it might be related to their subjective perception of the cognitive deficits.

Key words. Affective disorders. Attention. Cognitive deficits. Excessive daytime sleepiness. Narcolepsy with cataplexy. NT1.

 

© 2018 Revista de Neurología

Le puede interesar
Artículo en Castellano
Adelantos en el tratamiento quirúrgico de la enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento N. Gálvez-Jiménez Fecha de publicación 16/07/1999 ● Descargas 317
Artículo en Castellano
Aplicación de la neuroimagen funcional al estudio de la rehabilitación neuropsicológica M. Ríos-Lago, N. Paúl-Lapedriza, J.M. Muñoz-Céspedes, F. Maestú, J. Álvarez-Linera Prado, T. Ortiz Fecha de publicación 16/02/2004 ● Descargas 2355