Último número

Volumen 69 (02)
Ver número actual
Ver todos

Números anteriores

Vol. 69 (01)
Vol. 68 (12)
Vol. 68 (11)
Vol. 68 (10)

Otros números

Suplementos Congresos English Versions

Sobre la Revista

Comité Científico Viguera Editores Proceso de revisión Sociedades oficiales e indexación

Información para autores

Enviar manuscrito Normas de publicación Consultar estado de artículo

Información para revisores

Recomendaciones para revisor
Factor Impacto 20180,485

Porcentaje de rechazo en 2017: 66%

50% de artículos reciben respuesta definitiva en 12 días

Media de tiempo a respuesta definitiva: 38 días

Web Médica Acreditada. Ver más información

Revista de Neurología (24 números al año) fomenta y difunde el conocimiento generado en lengua española sobre neurociencia, tanto clínica como experimental.

Másteres online

Master in Neuroimmunology

Máster en Neurología Tropical y Enfermedades Infecciosas

Máster en Trastornos del Espectro Autista

Máster en Trastornos del Movimiento

Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva

Máster en Sueño: Fisiología y Medicina

Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades Intelectuales

Máster en Neurociencia Experimental y Clínica

Máster en Epilepsia

Universidades

iNeurocampus Formación online

Listado de Másteres impartidos por Viguera Editores S.L.U. a través del portal www.ineurocampus.com en colaboración con distintas universidades del país

Noticias del día

Revisión bibliográfica de la neuropatía óptica inflamatoria recurrente crónica Fecha 17/07/2019 ● Lecturas 28
Ver todas las noticias

 

La reserva cognitiva reduciría el riesgo de demencia, aunque no variaría su curso Fecha 17/07/2019 ● Lecturas 31

Entrevistas

Entrevista con el profesor Luis de Lecea con ocasión de la reunión de la Asociación Española de Narcolepsia para pacientes y médicos (Día Europeo de la Narcolepsia. Madrid, 2019)

12/03/2019 ● Lecturas 5.781
Ver todas las entrevistas

Listado de noticias de interés relacionadas con las neurociencias

Julio 21 2019

IV CONGRESO NACIONAL DE PSICOLOGÍA

Vitoria, España

Agosto 01 2019

Simposio Colombiano de Epilepsia 2019

Neiva, Colombia

Agosto 04 2019

2019 ISN-ASN Meeting - International Society for Neurochemistry

Montreal, Canadá

Agosto 21 2019

19th WPA World Congress of Psychiatry (WCP 2019)

Lisboa, Portugal

Agosto 26 2019

Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva, 13ª Ed.
Inicio de Matrícula

Barcelona, España

Agosto 29 2019

XXV Congreso Peruano de Psiquiatría

Arequipa, Perú

Ver Agenda

Listado de eventos del sector y fechas de interés relacionadas con los Másteres de www.ineurocampus.com

Listado de palabras clave de la página web. Pulse en una categoría para acceder a la búsqueda de todo el contenido web (artículos, noticias, autores, entrevistas etc.) relacionado con dicha categoría

Sobre Revista de Neurología

Información Comité Científico Proceso de revisión Sociedades e indexación Contacto

¿Cómo publicar con nosotros?

Enviar manuscrito Normas para autores Información para revisores

Sobre Viguera Editores

Información

Sobre iNeurocampus

Información

Redes sociales

Facebook Twitter
Web Médica Acreditada. Ver más información

Neurologia.com es una comunidad de conocimiento alrededor de la neurología en habla hispana, compuesta por millones de profesionales, desde estudiantes a instituciones médicas o académicas. Esta comunidad se dota de diferentes herramientas de interrelación y difusión del conocimiento en neurociencia

Influencia de la trombectomía mecánica en la incidencia de infarto estriatocapsular aislado y descripción de sus características clínicas

A. Sancho-Saldaña, H. Tejada-Meza, M. Serrano-Ponz, J.A. Aladrén-Sangrós, J.M. Navasa-Melado, P. Seral-Moral, J. Marta-Moreno   Revista 68(06)Fecha de publicación 16/03/2019 ● OriginalLecturas 788 ● Descargas 74 Castellano English

Vea nuestros másteres

Abierta la Preinscripción

Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva

13ª Edición

Abierta la Preinscripción

Máster en Neurología Tropical y Enfermedades Infecciosas

6ª Edición


[REV NEUROL 2019;68:236-240] PMID: 30855707 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.6806.2018263

Introducción. La gran vulnerabilidad a la isquemia de la región estriatocapsular hace que la trombectomía mecánica tenga sus limitaciones en las oclusiones de vaso de gran calibre a la hora de evitar que la región estriatocapsular se infarte.

Objetivos. Analizar el efecto del tratamiento endovascular en la incidencia de infarto estriatocapsular aislado (IECa) y describir sus características clínicas.

Pacientes y métodos. Estudio retrospectivo en el que se analiza la incidencia de IECa tras el tratamiento de reperfusión cerebral. Se describen las características basales y clínicas de los pacientes identificados con IECa y se compara la incidencia del IECa entre dos grupos según la disponibilidad de trombectomía mecánica: uno (grupo pretrombectomía) que recibió fibrinólisis intravenosa como único tratamiento de reperfusión cerebral disponible en ese momento, y otro (grupo postrombectomía) que recibió trombectomía mecánica con o sin fibrinólisis intravenosa.

Resultados. Del total de 390 pacientes reperfundidos, un 8,2% tuvo un IECa. De 135 pacientes tratados con fibrinólisis intravenosa, un 4,4% (n = 6) desarrolló un IECa (grupo pretrombectomía), y de 255 pacientes tratados en el grupo postrombectomía, se visualizó IECa en un 10,2%. El análisis estadístico de la incidencia de IECa entre ambos grupos mostró diferencias significativas (p = 0,034). La clínica sensomotora fue la más frecuente entre los pacientes con IECa (63,33%), con una frecuencia de síntomas corticales de un 55,17%.

Conclusiones. Según los datos, hemos presenciado un aumento en la incidencia de IECa en nuestro medio tras la instauración de la trombectomía mecánica.

Características clínicas Fibrinólisis intravenosa Incidencia Infarto estriatocapsular aislado Reperfusión cerebral Trombectomía mecánica

Introducción


Durante varios años, la fibrinólisis intravenosa ha sido el tratamiento de elección del ictus isquémico agudo en las primeras 4-5 horas desde el inicio de los síntomas [1]. Sin embargo, este tratamiento ha mostrado ser poco eficaz en las oclusiones de vaso de gran calibre de la circulación anterior [2]. La trombectomía mecánica ha revolucionado la atención del ictus, y ha mostrado ser más eficaz que la fibrinólisis intravenosa en el tratamiento del ictus agudo por oclusión de vaso de cran calibre en diversos ensayos clínicos aleatorizados [3-7].

Sin embargo, sabemos que la trombectomía mecánica tiene sus limitaciones en este tipo de oclusiones a la hora de evitar que la región estriatocapsular se infarte [8]. Esto se debe fundamentalmente a que, a diferencia de la región cortical, el territorio estriatocapsular carece de una irrigación colateral potente, por lo que sus estructuras tienen una especial vulnerabilidad a la isquemia [9-11].

De este modo, en las oclusiones de vaso de gran calibre, la circulación colateral podrá mantener el tejido cortical viable y alargar la ventana temporal en la que la que la trombectomía mecánica es clínicamente efectiva, sobre todo en los pacientes con una circulación colateral robusta [9,12,13]. Sin embargo, al no ser el tejido cerebral profundo igualmente accesible a la circulación colateral, un bloqueo de las arterias que lo irrigan producirá más precozmente un infarto de los ganglios basales y dará lugar a un infarto estriatocapsular aislado (IECa) si el tejido cerebral periférico se salva de la isquemia. Dicho IECa se define como el infarto mayor de 20 mm de diámetro en el territorio irrigado por más de una arteria lenticuloestriada [14].

En los últimos años, varios estudios han puesto de relevancia la influencia de la trombectomía mecánica en la aparición de IECa como secuela [8,9,11], ya que, conociendo su patogenia, es plausible pensar que su incidencia haya aumentado tras la generalización del uso de la trombectomía mecánica. Sin  embargo, ninguno de estos estudios ha analizado estadísticamente este aumento de incidencia.

El objetivo del presente estudio consiste en analizar el efecto del tratamiento endovascular en la incidencia de IECa según nuestra experiencia, así como describir sus características clínicas.
 

Pacientes y métodos


Se realizó un estudio longitudinal en el que se identificó a todos los pacientes que recibieron tratamiento reperfusor por ictus agudo dependiente de la circulación anterior, desde septiembre de 2013 hasta agosto de 2017 en nuestra comunidad autónoma, y se dividieron en dos grupos: un primer grupo (pretrombectomía) desde septiembre de 2013 hasta agosto de 2015 (24 meses) que recibieron fibrinólisis intravenosa como único tratamiento de reperfusión cerebral disponible en ese momento en nuestro centro, y un segundo grupo (postrombectomía) que desde septiembre de 2015 hasta agosto de 2017 (24 meses) recibió diferente tratamiento de reperfusión según los criterios de inclusión estandarizados en nuestro centro: fibrinólisis intravenosa sin trombectomía mecánica, trombectomía mecánica primaria o trombectomía mecánica de rescate tras fibrinólisis intravenosa.

Los pacientes que recibieron alguna terapia de reperfusión cerebral debían tener una puntuación en la National Institutes of Health Stroke Scale (NIHSS) > 6 o bien un síntoma incapacitante como la afasia.

Posteriormente, se seleccionaron de manera prospectiva los casos nuevos con IECa en la tomografía computarizada de control a las 24 horas a lo largo de los períodos señalados. Se recogieron retrospectivamente sus características basales (edad, sexo, hipertensión, diabetes, dislipidemia, fibrilación auricular y NIHSS de base), sus características clínicas, evidenciadas tras realizarse la tomografía computarizada de control a las 24 horas y una vez establecido el IECa (afectación sensitiva o motora y afectación cortical), y se comparó estadísticamente la incidencia de IECa en ambos grupos (grupo pretrombectomía mecánica frente a grupo postrombectomía mecánica).

Se definió el IECa como una región hipodensa circunscrita al territorio estriatocapsular, objetivada en la tomografía computarizada cerebral de control (a las 24 horas del tratamiento reperfusor), que midiese más de 20 mm de diámetro y sin afectación de ninguna otra área cerebral [11,14].

Análisis estadístico


Los datos se procesaron utilizando los programas SPSS v. 16 y Office 2007. Para analizar la normalidad de las variables cuantitativas se utilizó la prueba de Kolmogorov-Smirnov. Para las variables cuantitativas con distribución normal se usó la media aritmética y la desviación estándar como medidas de tendencia central y de dispersión, respectivamente. Se utilizó la prueba t de Student para el análisis inferencial. Para analizar las variables cuantitativas con distribución no normal se empleó la mediana como medida de tendencia central, el rango intercuartílico como medida de dispersión y la U de Mann-Whitney para el análisis inferencial. Las variables cualitativas se expresaron en frecuencias y porcentajes, y se compararon mediante la prueba de chi al cuadrado en el análisis inferencial. El nivel de significación se fijó a priori en p < 0,05.
 

Resultados


Un total de 390 pacientes fueron tratados con alguna estrategia de reperfusión cerebral por ictus isquémico agudo de la circulación anterior en nuestro centro desde septiembre de 2013 hasta agosto de 2017. De ellos, un 8,2% (n = 32; 43,75% hombres) desarrolló un IECa. Las características basales se detallan en la tabla.

 

Tabla. Características basales de la muestra (n = 32).

Edad (años) a

71 (80-62)


Sexo (masculino)

14 (43,75%)


Factores de riesgo cardiovascular

Hipertensión arterial

19 (61,29%)


Diabetes

4 (12,50%)


Dislipidemia

9 (28,12%)


Fibrilación auricular

11 (34,37%)


National Institutes of Health Stroke Scale al ingreso a

17 (21-13)


a Mediana (rango intercuartílico).

 

Se obtuvo un total de 135 pacientes reperfundidos entre septiembre de 2013 y agosto de 2015, de los cuales un 4,4% (n = 6) desarrolló un IECa (grupo pretrombectomía), y un total de 255 pacientes reperfundidos desde septiembre de 2015 hasta agosto de 2017 por ictus agudo (grupo postrombectomía), de los cuales se visualizó IECa en un 10,2%. El análisis estadístico de la incidencia de IECa entre ambos grupos mostró diferencias significativas (p = 0,034), como se muestra en la figura.

 

Figura. Distribución de la muestra e incidencia de infarto estriatocapsular aislado (IECa) según el período. PreTM: período pretrombectomía mecánica; PostTM: período postrombectomía mecánica. a p < 0,05.






 

La clínica sensomotora fue la más frecuente entre los pacientes con IECa (64,51%), con una frecuencia de síntomas corticales de un 56,66% (afasia/negligencia: 40%; clínica cognitiva: 16,6%).
 

Discusión


Como hemos señalado, nos referimos con IECa al infarto isquémico mayor de 20 mm de diámetro en el territorio irrigado por las arterias lenticuloestriadas, y se produce fundamentalmente por un bloqueo simultaneo de múltiples arterias perforantes vecinas debido a una oclusión de la arteria cerebral media proximal o de la carótida en T [14].

De esta manera, su patogenia y factores de riesgo subyacentes difieren sustancialmente de los infartos lacunares, causados principalmente por la oclusión de una única arteria perforante debido a lipohialinosis hipertensiva [11,14], aunque también se proponen otros mecanismos, como la ateromatosis de la arteria lenticuloestriada, la disrupción arteriolar de la barrera hematoencefálica o el embolismo [15].

En nuestro estudio realizamos un análisis comparativo de la incidencia de IECa en un grupo de pacientes atendidos en nuestro centro en una época donde todavía no se había generalizado el uso de la trombectomía mecánica como terapia de reperfusión en la atención del ictus isquémico agudo (período previo a septiembre de 2015) con la incidencia de IECa en un período en el que sí se utiliza la trombectomía mecánica en el tratamiento del ictus agudo isquémico (a partir de septiembre de 2015). De acuerdo con los resultados arrojados en el presente estudio, hemos presenciado un aumento de incidencia de IECa a partir de la instauración de la trombectomía mecánica en nuestro centro con respecto a la utilización de fibrinólisis intravenosa como única estrategia de revascularización cerebral en el ictus isquémico agudo. Para entender este hallazgo es necesario comprender la patogenia del IECa.

La ocurrencia y la magnitud de un infarto en el territorio de una arteria ocluida dependen en gran medida del desarrollo precoz de una circulación colateral eficiente [10]. Los circuitos de circulación cerebral colateral pueden dividirse en dos [16]: un circuito primario que, mediante el polígono de Willis, conecta la circulación anterior con la posterior, y un circuito secundario en el que se incluyen todas las conexiones entre la arteria carótida externa y la arteria carótida interna a través de las arterias facial, maxilar, meníngea media, occipitales y oftálmica. Además, en las oclusiones intracraneales, cobran especial importancia las arterias leptomeníngeas. Éstas son pequeñas arteriolas piales que conectan territorios de la arteria cerebral media con los de las arterias cerebrales anterior y posterior. Es­tas arterias leptomeníngeas se activan cuando existe una oclusión intracraneal como ocurre, por ejemplo, en los pacientes candidatos a revascularización cerebral mediante trombectomía mecánica por tener una oclusión de vaso de gran calibre de la circulación anterior, y su buen funcionamiento mantendrá la región cortical cerebral viable.

Esta circulación colateral, que tiene una gran variabilidad interindividual, es una pieza clave en el tratamiento del ictus agudo, de modo que la velocidad de crecimiento del infarto variará dependiendo de su funcionamiento, y se podrá seleccionar, mediante las nuevas técnicas de imagen, a pacientes que se puedan beneficiar de tratamiento mediante trombectomía mecánica incluso más allá de la ventana terapéutica clásica de las seis horas desde el inicio de los síntomas [12,13].

Por el contrario, el sistema de circulación colateral perforante, que conecta las arterias lenticuloestriadas y talamoestriadas con ramas de la arteria cerebral media y de la arteria cerebral posterior, es muy débil. Este hecho hace que la región estriatocapsular sea especialmente vulnerable a la isquemia [9-11].

De este modo, sabemos que el desarrollo de isquemia en la región estriatocapsular depende fundamentalmente de la localización del trombo, con la subsiguiente implicación de las arterias perforantes. Sin embargo, la isquemia de la región periférica cortical dependerá, por una parte, del grado de colateralidad, que preservará la periferia cerebral cortical durante más tiempo cuanto mejor funcione, y por otra, del grado de reperfusión, de modo que cuanto mayor grado de reperfusión se consiga, mayor probabilidad habrá de que la región estriatocapsular se infarte de manera aislada, siempre que la periferia cortical se preserve, previniendo de esta manera el desarrollo de un infarto completo [11].

Algunos estudios han señalado la independencia de los tiempos de reperfusión en el desarrollo de un IECa en pacientes tratados mediante trombectomía mecánica [9]. Este hecho se explica por la gran vulnerabilidad a la isquemia del territorio cerebral profundo señalado previamente, de modo que para salvar la región estriatocapsular tenemos que conseguir una reperfusión especialmente precoz.

Por tanto, un paciente con un bloqueo proximal a la salida de las arterias lenticuloestriadas podrá desarrollar un IECa si el tejido cerebral periférico se preserva por el sistema de circulación colateral y si hay una liberación del bloqueo, ya sea de manera espontánea, por el activador tisular del plasminógeno recombinante por vía intravenosa, por trombectomía mecánica o por ambas.

Nuestros datos reflejan una fuerte asociación entre la realización de trombectomía mecánica y el desarrollo de IECa. Una vez instaurado el infarto en la región estriatocapsular, cuanto más eficaz sea la reperfusión, más probabilidad habrá de encontrar un IECa en la tomografía computarizada de control a las 24 horas.

Considerando que la indicación principal de la realización de trombectomía mecánica es la presencia de un trombo proximal en la arteria cerebral media, y que dicha oclusión puede afectar a la irrigación de la región estriatocapsular por las arterias perforantes, parece razonable pensar que los pacientes con trombosis de la arteria cerebral media pro­ximal que son intervenidos exitosamente mediante trombectomía mecánica tendrán más probabilidad de desarrollar un IECa (dependiendo también de otros factores, como la buena irrigación cortical por colaterales) que los pacientes en los que la recanalización no sea tan exitosa y, por tanto, desarrollarán un infarto completo con afectación cortical.

Por tanto, el aumento de incidencia de IECa desde el uso de la trombectomía mecánica se explica en parte por ser la estrategia de revascularización cerebral más eficaz en la atención urgente del ictus isquémico agudo en los pacientes con un trombo proximal en la arteria cerebral media frente a la fibrinólisis intravenosa, como ya se ha señalado en diversos estudios clínicos aleatorizados [3-7].

Nuestros datos muestran una alta frecuencia de síntomas corticales en los pacientes que desarrollaron un IECa. Este hecho se debe a que el área estriatocapsular se compone de un conjunto de estructuras anatómicamente independientes, pero relacionadas entre sí, entre las que se encuentra el núcleo caudado, el putamen, la cápsula interna y el globo pálido. La compleja conectividad de estas estructuras con la corteza cerebral y el tálamo hace que lesiones circunscritas al territorio estriatocapsular puedan causar multitud de síntomas neurológicos. La aparición de síntomas corticales se piensa que puede ser secundaria a la disrupción de estas fibras que conectan con varios centros corticales, con la subsiguiente desactivación de dichas áreas [14,17]. En pacientes con IECa, se ha visto desactivación funcional y flujo cerebral reducido en la ínsula, la región prefrontal lateral, la corteza sensomotora primaria, el tálamo, el pedúnculo cerebral y el cerebelo contralateral [18].

Por tanto, esta afectación de estructuras interrelacionadas entre sí y ampliamente conectadas con diversas áreas del sistema nervioso central hace que las patologías que afectan a esta región, como es el caso del IECa, en ocasiones se comporten como lesiones encefálicas extensas con un espectro clínico variado, y que en última instancia sean sumamente incapacitantes y conlleven un pronóstico funcional malo en relación con lo que se esperaría por el tamaño del infarto.

Este hecho implica que no sólo es necesario obtener una recanalización exitosa en la atención del ictus agudo, sino que esta reperfusión debe realizarse lo antes posible con el objetivo de poder salvar una región tan sensible a la isquemia como la estriatocapsular.

Nuestro estudio presenta algunas limitaciones. En primer lugar, se trata de un estudio retrospectivo monocéntrico. En segundo lugar, aunque somos conscientes de que la resonancia magnética cerebral es más sensible que la tomografía computarizada en la detección de posibles infartos que sobrepasen el territorio estriatocapsular, la disponibilidad de recursos en nuestro medio hace que no sea posible realizarla de manera precoz a los pacientes estudiados. Por último, aunque sabemos que la valoración de la colateralidad es importante en el entendimiento de la fisiopatología del IECa, no disponemos de una tomografía computarizada cerebral multifase para poderla analizar apropiadamente.

En definitiva, a la luz de nuestros datos, podemos concluir que hemos experimentado un aumento en la incidencia de IECa en nuestro medio a partir de la instauración de la trombectomía mecánica, y es necesario recalcar la riqueza semiológica que en ocasiones producen estas lesiones isquémicas. Debido a la vulnerabilidad de esta región a la isquemia, un tratamiento de reperfusión lo más precoz posible resulta esencial.

 

Bibliografía
 


 1.  Hacke W, Kaste M, Bluhmki E, Brozman M, Davalos A, Guidetti D, et al. Thrombolysis with alteplase 3 to 4.5 hours after acute ischemic stroke. N Engl J Med 2008; 359: 1317-29.

 2.  Bhatia R, Hill MD, Shobha N, Menon B, Bal S, Kochar P, et al. Low rates of acute recanalization with intravenous recombinant tissue plasminogen activator in ischemic stroke: real-world experience and a call for action. Stroke 2010; 41: 2254-8.

 3.  Berkhemer OA, Fransen PS, Beumer D, Van den Berg LA, Lingsma HF, Yoo AJ, et al. A randomized trial of intraarterial treatment for acute ischemic stroke. N Engl J Med 2015; 372: 11-20.

 4.  Campbell BC, Mitchell PJ, Kleinig TJ, Dewey HM, Churilov L, Yassi N, et al. Endovascular therapy for ischemic stroke with perfusion-imaging selection. N Engl J Med 2015; 372: 1009-18.

 5.  Goyal M, Demchuk AM, Menon BK, Eesa M, Rempel JL, Thornton J, et al. Randomized assessment of rapid endovascular treatment of ischemic stroke. N Engl J Med 2015; 372: 1019-30.

 6.  Jovin TG, Chamorro A, Cobo E, De Miquel MA, Molina CA, Rovira A, et al. Thrombectomy within 8 hours after symptom onset in ischemic stroke. N Engl J Med 2015; 372: 2296-306.

 7.  Saver JL, Goyal M, Bonafe A, Diener HC, Levy EI, Pereira VM, et al. Stent-retriever thrombectomy after intravenous t-PA vs. t-PA alone in stroke. N Engl J Med 2015; 372: 2285-95.

 8.  Friedrich B, Lobsien D, Maegerlein C, Wunderlich S, Zimmer C, Kaesmacher J, et al. Distance to thrombus in acute middle cerebral artery stroke predicts basal ganglia infarction after mechanical thrombectomy. Oncotarget 2016; 7: 85813-8.

 9.  Kleine JF, Beller E, Zimmer C, Kaesmacher J. Lenticulostriate infarctions after successful mechanical thrombectomy in middle cerebral artery occlusion. J Neurointerv Surg 2017; 9: 234-9.

 10.  Bozzao L, Fantozzi LM, Bastianello S, Bozzao A, Fieschi C. Early collateral blood supply and late parenchymal brain damage in patients with middle cerebral artery occlusion. Stroke 1989; 20: 735-40.

 11.  Kaesmacher J, Huber T, Lehm M, Zimmer C, Bernkopf K, Wunderlich S, et al. Isolated striatocapsular infarcts after endovascular treatment of acute proximal middle cerebral artery occlusions: prevalence, enabling factors, and clinical outcome. Front Neurol 2017; 8: 272.

 12.  Escalard S, Gory B, Kyheng M, Desilles JP, Redjem H, Ciccio G, et al. Unknown-onset strokes with anterior circulation occlusion treated by thrombectomy after DWI-FLAIR mismatch selection. Eur J Neurol 2018 ; 25: 732-8.

 13.  Albers GW, Marks MP, Kemp S, Christensen S, Tsai JP, Ortega-Gutiérrez S, et al. Thrombectomy for stroke at 6 to 16 hours with selection by perfusion imaging. N Engl J Med 2018; 378: 708-18.

 14.  Pullicino P. Lenticulostriate arterires. In Boguosslavsky J, Caplan LR, eds. Stroke syndromes. 2 ed. Cambridge: Cambridge University Press; 2001. p. 428-38.

 15.  Shi Y, Wardlaw JM. Update on cerebral small vessel disease: a dynamic whole-brain disease. Stroke Vasc Neurol 2016; 1: 83-92.

 16.  Jung S, Wiest R, Gralla J, McKinley R, Mattle H, Liebeskind D. Relevance of the cerebral collateral circulation in ischaemic stroke: time is brain, but collaterals set the pace. Swiss Med Wkly 2017; 147: w14538.

 17.  Shukir Muhammed Amin O, Aziz Abdullah A, Xaznadar A, Shaikhani M. Striatocapsular infarction; a single institutional experience. Acta Inform Med 2012; 20: 106-12.

 18.  Rosenzweig I, Bhatia KP, Malhotra T, Vukadinovic Z, Scoffings DJ. Neuropsychiatric symptoms as a putative crescendo warning of a striatocapsular infarct? J Neuropsychiatry Clin Neurosci 2013; 25: E39-43.

 

Influence of mechanical thrombectomy on the incidence of isolated striatocapsular infarction and a description of its clinical characteristics

Introduction. The great vulnerability of the striatocapsular region to ischaemia means that mechanical thrombectomy has its limitations in occlusions of large-calibre vessels when it comes to preventing the striatocapsular region from undergoing infarction.

Aims. To analyse the effect of endovascular treatment on the incidence of isolated striatocapsular infarction (iSCI) and to describe its clinical characteristics.

Patients and methods. We conducted a retrospective study to analyse the incidence of iSCI following treatment of cerebral reperfusion. The baseline and clinical characteristics of the patients identified with iSCI and the incidence of iSCI is compared between two groups according to the availability of mechanical thrombectomy: one (pre-thrombectomy group) that received intravenous fibrinolysis as the only treatment for cerebral reperfusion available in that moment; and another (post-thrombectomy group) that received a mechanical thrombectomy with or without intravenous fibrinolysis.

Results. Of the 390 patients who received reperfusion, 8.2% had iSCI. Of the 135 patients treated with intravenous fibrinolysis, 4.4% (n = 6) developed iSCI (pre-thrombectomy group), and of the 255 patients treated in the post-thrombectomy group, iSCI was observed in 10.2%. The statistical analysis of the incidence of iSCI between the two groups showed significant differences (p = 0.034). A sensory-motor clinical picture was the most frequent among the patients with iSCI (63.33%), with a frequency of cortical symptoms of 55.17%.

Conclusions. According to the data, there has been an increase in the incidence of iSCI in our setting following the establishment of mechanical thrombectomy.

Key words. Cerebral reperfusion. Clinical characteristics. Incidence. Intravenous fibrinolysis. Isolated striatocapsular infarction. Mechanical thrombectomy.

 

© 2019 Revista de Neurología

Le puede interesar
Artículo en Castellano
La vía piramidal: nuevas trayectorias M.L. Cuadrado-Pérez, J.A. Arias-Navalón, M.A. Palomar, R. Linares Fecha de publicación 16/06/2001 ● Descargas 2997
Artículo en Castellano
Controversia. Dabigatrán en el tratamiento preventivo del ictus embólico: en contra de su utilización como fármaco de pr... S. Calleja-Puerta Fecha de publicación 01/03/2012 ● Descargas 885