Último número

Volumen 69 (09)
Ver número actual
Ver todos

Números anteriores

Vol. 69 (08)
Vol. 69 (07)
Vol. 69 (06)
Vol. 69 (05)

Otros números

Suplementos Congresos English Versions

Sobre la Revista

Comité Científico Viguera Editores Proceso de revisión Sociedades oficiales e indexación

Información para autores

Enviar manuscrito Normas de publicación Consultar estado de artículo

Información para revisores

Recomendaciones para revisor
Factor Impacto 20180,485

Porcentaje de aceptación en 2018: 36%

En 2018 el 50% de artículos recibieron respuesta definitiva en <=10 días

Media de tiempo a respuesta definitiva en 2018: 32 días

Web Médica Acreditada. Ver más información

Revista de Neurología (24 números al año) fomenta y difunde el conocimiento generado en lengua española sobre neurociencia, tanto clínica como experimental.

Másteres online

Master in Neuroimmunology

Máster en Neurociencia Experimental y Clínica

Máster en Sueño: Fisiología y Medicina

Máster en Neurología Tropical y Enfermedades Infecciosas

Máster en Epilepsia

Máster en Trastornos del Espectro Autista

Máster en Trastornos del Movimiento

Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva

Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades Intelectuales

Universidades

iNeurocampus Formación online

Listado de Másteres impartidos por Viguera Editores S.L.U. a través del portal www.ineurocampus.com en colaboración con distintas universidades del país

Noticias del día

El síndrome HaNDL puede confundirse fácilmente con un infarto cerebral Fecha 12/11/2019 ● Lecturas 16
Ver todas las noticias

 

Describen un nuevo mecanismo que podría conducir al envejecimiento prematuro de las células madre Fecha 12/11/2019 ● Lecturas 16

Entrevistas

Entrevista con el profesor Luis de Lecea con ocasión de la reunión de la Asociación Española de Narcolepsia para pacientes y médicos (Día Europeo de la Narcolepsia. Madrid, 2019)

12/03/2019 ● Lecturas 8.504
Ver todas las entrevistas

Listado de noticias de interés relacionadas con las neurociencias

Noviembre 13 2019

XXVII Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociedades de Biología y Medicina Nuclear

Lima, Perú

Noviembre 14 2019

VIII Congreso Nacional de Alzheimer

Huesca, España

Noviembre 18 2019

XLIII Reunión Anual de la Academia Mexicana de Neurología

Puerto Vallarta, Jalisco, México

Noviembre 19 2019

56ª Congreso Argentino de Neurología

Buenos Aires, Argentina

Noviembre 19 2019

LXXI Reunión Anual de la SEN

Sevilla, España

Noviembre 20 2019

XXVI Congreso Anual de la Sociedad Española de Enfermería Neurológica y II Congreso Internacional...

Sevilla, España

Ver Agenda

Listado de eventos del sector y fechas de interés relacionadas con los Másteres de www.ineurocampus.com

Listado de palabras clave de la página web. Pulse en una categoría para acceder a la búsqueda de todo el contenido web (artículos, noticias, autores, entrevistas etc.) relacionado con dicha categoría

Sobre Revista de Neurología

Información Comité Científico Proceso de revisión Sociedades e indexación Contacto

¿Cómo publicar con nosotros?

Enviar manuscrito Normas para autores Información para revisores

Sobre Viguera Editores

Información

Sobre iNeurocampus

Información

Redes sociales

Facebook Twitter
Web Médica Acreditada. Ver más información

Neurologia.com es una comunidad de conocimiento alrededor de la neurología en habla hispana, compuesta por millones de profesionales, desde estudiantes a instituciones médicas o académicas. Esta comunidad se dota de diferentes herramientas de interrelación y difusión del conocimiento en neurociencia

Síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible en un paciente con enfermedad de Parkinson y sintomatología inicial psiquiátrica: una presentación clínica compleja

P. Fernández-Sotos, P. López-Arcas Calleja, L. Lozano-Vicario, E. García-Tercero, M.J. Del Yerro-Álvarez, J. López-Álvarez   Revista 68(10)Fecha de publicación 16/05/2019 ● Nota ClínicaLecturas 4737 ● Descargas 146 Castellano English

Vea nuestros másteres

Abierta la Preinscripción

Máster en Neurociencia Experimental y Clínica

5ª Edición

Abierta la Preinscripción

Máster en Neurología Tropical y Enfermedades Infecciosas

6ª Edición


[REV NEUROL 2019;68:426-430] PMID: 31070234 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.6810.2018435

Introducción. La relevancia del fármaco inmunosupresor tacrolimús en la prevención del rechazo y la enfermedad de injerto contra huésped en pacientes trasplantados es indiscutible. Sin embargo, con frecuencia, el tacrolimús presenta efectos neurotóxicos, incluyendo cuadros graves, como el síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible.

Caso clínico. Varón de 75 años, con antecedentes de trasplante renal hace cinco años, en tratamiento con tacrolimús y micofenolato, y de enfermedad de Parkinson avanzada, en tratamiento con varios agonistas dopaminérgicos. Acudió a urgencias por un cuadro de una semana de evolución consistente en alucinaciones visuales, delirios, ánimo expansivo, confusión y cefalea. La exploración psicogeriátrica por focos mostró como primera opción diagnóstica una psicosis secundaria a agonistas dopaminérgicos, sin excluir otras causas yatrógenas a pesar de encontrarse el tacrolimús en el rango terapéutico (8,3 ng/mL). Se realizaron una tomografía computarizada craneal, que no mostró hallazgos significativos, y una resonancia magnética, en la que se visualizó un edema parietooccipital bilateral, hallazgo compatible con un síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible. Durante el ingreso se sustituyó el tacrolimús por everolimús y se ajustó la medicación dopaminérgica, con lo que se produjo de forma rápida una remisión completa del cuadro.

Conclusiones. El diagnóstico de síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible debe considerarse en los pacientes con antecedentes de trasplante de órgano en tratamiento con fármacos inmunosupresores que presentan un cuadro de instauración aguda con síntomas neurológicos o psiquiátricos.

Agonistas dopaminérgicos Edema vasógeno Enfermedad de Parkinson Psicosis secundaria Síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible Tacrolimus Neurodegeneración Trastornos del movimiento

Introducción


Los inhibidores de la calcineurina, como el tacrolimús, son fármacos de eficacia probada en la prevención de episodios de rechazo y enfermedad de injerto contra huésped en pacientes con un trasplante de órgano sólido [1].

El tacrolimús presenta inconvenientes relacionados con su estrecha ventana terapéutica, su gran variabilidad dosis-eficacia interindividual y su amplio espectro de efectos adversos, incluida la neurotoxicidad [2]; los efectos neurotóxicos más frecuentemente identificados son el temblor, la cefalea y el insomnio. Otras manifestaciones, como parestesias y convulsiones, son menos frecuentes [3].

En relación con el empleo de tacrolimús, una entidad clinicorradiológica potencialmente grave es el síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible (PRES) [4]. Clínicamente, se caracteriza por la aparición insidiosa de síntomas neurológicos, como a­l­teración del nivel de conciencia o confusión (50-80%), convulsiones típicamente tonicoclónicas (60-75%), cefalea (50%), alteraciones visuales (33%), déficits neurológicos focales (10-15%) y estado epiléptico (5-15%) [5], sin que sea necesario ningún síntoma para establecer el diagnóstico. Aunque previamente se consideraba atípica la presencia de síntomas psiquiátricos, revisiones recientes encuentran que la aparición de psicosis y manía en el PRES no es tan infrecuente [6].

La prueba de imagen más sensible para su detección es la resonancia magnética, y la imagen típica es la presencia de edema vasógeno de predominio en la sustancia blanca parietooccipital bilateral [7].

La evolución del cuadro no siempre incluye la remisión completa, y para el pronóstico resulta determinante la detección de la causa subyacente [8].

Aunque la patogenia del PRES resulta desconocida, se postula que el aumento súbito de las cifras de tensión arterial o las fluctuaciones en ella podrían ser los principales factores relacionados con su instauración, alterando los mecanismos de autorregulación del flujo arterial cerebral y produciendo disfunción endotelial, con aumento de la perfusión y rotura de la barrera hematoencefálica [9,10]. Sin embargo, un 15-20% de los pacientes con PRES pueden encontrarse normotensos o hipotensos [5].

Existen múltiples condiciones médicas relacionadas con el PRES, como se recoge en la tabla [2,10-16].

 

Tabla. Condiciones médicas asociadas con el síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible.

Encefalopatía hipertensiva

Enfermedad renal crónica

Insuficiencia hepática

Alteraciones iónicas: hipercalcemia, hipomagnesemia

Enfermedades endocrinas: feocromocitoma

Enfermedades autoinmunes: lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, esclerodermia, panarteritis nodosa, crioglobulinemia, granulomatosis de Wegener, síndrome de Behçet, síndrome hemolítico urémico, púrpura trombocitopénica trombótica, síndrome de Sjögren, enfermedad de Graves

Preeclampsia

Eclampsia

Síndrome HELLP

Fármacos antineoplásicos: cisplatino, citarabina, infliximab

Infecciones del sistema nervioso central

Sepsis

Virus de la inmunodeficiencia humana

Porfiria aguda intermitente

Transfusiones sanguíneas masivas

Tratamiento con eritropoyetina

Exposición a contrastes

Exposición al veneno del escorpión

Intoxicación por digoxina

Abuso de psicoestimulantes

Abstinencia a alcohol

Fármacos inmunosupresores: corticoides, ciclosporina A, citarabina, gemcitabina, interferón a, inmunoglobulinas, tacrolimús, metotrexato, micofenolato, ipilimumab, rituximab, sirolimús, vincristina, pazopanib, sorafenib, sunitinib

Amfotericina B

Secuelas a largo plazo de radioterapia

 


La sospecha de PRES no es sencilla, al no existir datos clínicos específicos del síndrome [5], por lo que resulta imprescindible establecer un diagnóstico diferencial con entidades neurológicas como encefalopatía toxicometabólica, encefalitis, vasculitis, accidente cerebrovascular, trombosis venosa cerebral, tumor cerebral, leucoaraiosis subcortical, leucoencefalopatía multifocal progresiva, síndrome de desmielinización osmótica y encefalomielitis aguda desmielinizante [2]. Sin embargo, la aparición de algunos de los síntomas neurológicos referidos previamente en un contexto clínico con fluctuación de la tensión arterial, tratamiento inmunosupresor, trastornos autoinmunes o eclampsia justifica la solicitud de una resonancia magnética cerebral [5].

Se estima que el PRES es una entidad infradiagnosticada que parece ser más frecuente en las mujeres [2]. La prevalencia de PRES asociada a tacrolimús se desconoce actualmente, en parte debido a que la mayor parte de los datos actuales provienen de estudios retrospectivos y de series de casos [6,10], y se ha descrito la presencia de PRES en pacientes con niveles sanguíneos de tacrolimús elevados, pero también con niveles en rango terapéutico [4,17]. Los pacientes trasplantados en tratamiento con tacrolimús suelen desarrollar el PRES en el primer mes postrasplante, con una media de inicio de 14 días, y se han descrito casos de trasplante renal con desarrollo de PRES varios meses más tarde [18].

 

Caso clínico


Varón de 75 años, traído a urgencias con un cuadro de confusión, cefalea, alucinaciones visuales y clínica maniforme de una semana de evolución.

Entre sus antecedentes destaca un trasplante renal hace cinco años, en tratamiento con 5,5 mg/día de tacrolimús y 750 mg/día de micofenolato, sin cambios posológicos recientes; nefrotoxicidad postrasplante con niveles tóxicos de tacrolimús y resolución al alcanzar niveles terapéuticos; creatininas basales en el último año entre 1 y 1,3 mg/dL; hipertensión arterial no complicada y controlada con am­lodipino; y enfermedad de Parkinson idiopática avanzada, de ocho años de evolución, mal controlada a pesar de un tratamiento previo con 16 mg/día de ropinirol, 40 mg/día de amantadina, 800 mg/día de levodopa, 200 mg/día de carbidopa y 800 mg/día de entacapona.

Tres meses antes del inicio del cuadro, debido al empeoramiento de la rigidez parkinsoniana, se instaura tratamiento con 10 mg/mL de bomba de apomorfina, a razón de 3-4 dosis diarias. A raíz del cambio, su familia relata empeoramiento en la movilidad, pérdida de apetito e inicio de alucinosis visual, por lo que se reajusta el tratamiento reduciendo la levodopa hasta 400 mg/día y la carbidopa hasta 100 mg/día, e instaurándose 50 mg/día de quetiapina para el tratamiento de la alucinosis. La persistencia de los síntomas motiva la reducción de la levodopa hasta 300 mg/día, de la carbidopa hasta 75 mg/día, de la entacapona hasta 600 mg/día y se retira la amantadina, a la par que se incrementa la quetiapina hasta 100 mg/día. Finalmente, tras dos meses y medio, se produce una remisión completa de la alucinosis.

Una semana después de la remisión del cuadro, el paciente empieza a experimentar alucinaciones visuales complejas (personas disfrazadas que entran en su casa, personajes de sus cuadros que salen de los mismos y le saludan…); ideas delirantes de contenido variado: megalómanas (premios al mejor diseñador de joyas, relación con famosos, inteligencia superior…) y de perjuicio (creencia de que su familia le insulta y le quiere envenenar…); y ánimo expansivo que alterna con irritabilidad. Neurológicamente presenta varios episodios de desorientación en el domicilio, fluctuación del nivel de conciencia y cefalea holocraneal resistente a la analgesia habitual. Esta clínica progresa rápidamente en menos de una semana, con marcado empeoramiento en las 24 horas previas a acudir a urgencias, y presenta varios episodios de agitación y heteroagresividad.

La familia niega falta de adhesión al tratamiento farmacológico, consumo de tóxicos, exposición a enfermedades de transmisión sexual o datos sugestivos de deterioro cognitivo previo.

La exploración física no presenta hallazgos relevantes. En su estado mental son llamativos la fluctuación del nivel de conciencia (alternando episodios de agitación y episodios de hipersomnolencia), la desorientación temporal y espacial, la inatención, el ánimo expansivo, las alucinaciones visuales y la ideación delirante.

Las pruebas complementarias (electrocardiograma, hemograma, coagulación, glucemia, función renal y hepática, ionograma, incluyendo magnesio y calcio, niveles de amonio y urea, proteína C reactiva, creatinfosfocinasa, sistemático y sedimento de orina, determinación de tóxicos en la orina y tomografía computarizada craneal sin contraste) no presentan alteraciones. Las constantes vitales están en el rango, exceptuando la tensión arterial (149/100 mmHg). A este respecto, la familia señala cifras tensionales elevadas las dos semanas previas, y en el servicio de urgencias mantiene cifras tensionales medias de 150/105 mmHg.

La exploración psiquiátrica por focos (médico, farmacológico, psiquiátrico, caracterial-relacional) [19] apunta hacia posibles desencadenantes médicos o farmacológicos del cuadro. La sospecha principal orienta a un cuadro de psicosis secundaria a agentes dopaminérgicos al existir antecedentes, aunque no hay relación temporal entre el inicio del cuadro actual y un incremento de la medicación antiparkinsoniana, y además la clínica es atípica, al combinar clínica confusional con síntomas psicóticos complejos. Ante la sospecha de neurotoxicidad mediada por tacrolimús se solicitan niveles terapéuticos en valle, los cuales se encuentran en el rango (8,3 ng/mL; normal: 5-20 ng/mL).

El paciente es ingresado para estudio diagnóstico. Dada la sospecha principal ya planteada, se reduce la medicación antiparkinsoniana, disminuyendo la apomorfina, retirando el ropinirol e instaurando tratamiento antipsicótico con olanzapina hasta 30 mg/día. Además, se normalizan las cifras tensionales con 100 mg/día de labetalol. En la resonancia magnética cerebral se objetiva un edema simétrico de sustancia blanca en las regiones parietooccipitales, compatible con diagnóstico de PRES (Figura). Otras pruebas, como electroencefalograma, punción lumbar, serologías de virus de la inmunodeficiencia humana y sífilis, pruebas de función tiroidea y cribado de lupus eritematoso sistémico, no encuentran hallazgos patológicos.

 

Figura. Resonancia magnética axial, en secuencia FLAIR, compatible con síndrome de leucoencefalopatía posterior reversible.






 

Tras un mes y medio de ingreso, a pesar de los ajustes de tratamiento, persiste la clínica confusional y maniforme, por lo que se decide realizar un ensayo terapéutico sustituyendo el tacrolimús por el everolimús. Tras la suspensión del tacrolimús, en menos de una semana se consigue una remisión completa del cuadro.
 

Discusión


El PRES es una entidad clinicorradiológica que se caracteriza por la aparición aguda, en horas o días, de síntomas diversos de la esfera neuropsiquiátrica. En el caso referido, la sintomatología evoluciona rápido, con un claro empeoramiento en las últimas 24 horas previas a la asistencia a urgencias, y se encuentra a su vez una hipertensión arterial mantenida concurrente con el inicio de los síntomas; y se conoce previamente la implicación de la hipertensión arterial en la patogenia del PRES [9,10]. A su vez, la imagen radiológica es compatible con PRES, lo que haría sospechar este cuadro.

Sin embargo, la primera hipótesis diagnóstica es una psicosis secundaria al tratamiento dopaminérgico, al tener el paciente enfermedad de Parkinson idiopática y antecedentes recientes de una psicosis por dicha causa, a pesar de la ausencia de un correlato temporal clinicofarmacológico. Esta sospecha se sustenta en la evidencia con respecto a que con todos los fármacos antiparkinsonianos se han descrito trastornos neuropsiquiátricos, y los agonistas de receptores dopaminérgicos son los que originan síntomas neuropsiquiátricos con mayor frecuencia [20]; la clínica alucinatoria es más frecuente con mayor número de fármacos, mayor duración del tratamiento, mayores dosis y en relación con incrementos de dosis recientes [20]. Aunque es infrecuente la asociación de las alucinaciones y los delirios con los cuadros confusionales, éstos aparecen hasta en el 30% de los pacientes tratados con antiparkinsonianos [21]. Sin embargo, la reducción de fármacos propsicóticos y el tratamiento con anti­psicóticos no consigue la remisión del cuadro, lo que parece descartar esta primera hipótesis.

La relación entre tacrolimús y PRES, si bien es conocida, está lejos de comprenderse fisiopatológicamente en su totalidad [6,11]. La aparición de PRES en presencia de niveles terapéuticos de tacrolimús se ha reseñado con anterioridad [4], así como la posibilidad de que el PRES se manifieste de forma no inmediata a la introducción del tacrolimús [17], si bien no se había informado en trabajos anteriores de períodos de tratamiento tan extensos antes del inicio de la clínica de PRES. Una opción a considerar es que, a pesar de la relación conocida entre tacrolimús y PRES, no exista en este caso una auténtica relación causal entre ellos, y que la prescripción de tacrolimús no sea más que un factor de confusión para los clínicos. Sin embargo, nuestra valoración es distinta. A pesar de los efectos directos neurotóxicos conocidos del tacrolimús, los autores hipotetizamos la posible existencia de cuadros de PRES en pacientes que reciben tacrolimús, en los que el efecto neurotóxico ocurre de forma indirecta y con un requerimiento de más factores de riesgo. La toma de este medicamento es una condición necesaria, pero no suficiente, para el desarrollo del cuadro clinicorradiológico, y una condición suficiente para el mantenimiento del proceso una vez desarrollado. Está descrita la relación entre la precipitación de un PRES y la presencia de hipertensión arterial [9,10], y el paciente, a su llegada a urgencias, presentaba cifras elevadas de tensión arterial. Nuestra hipótesis es que, en pacientes con una vulnerabilidad cerebral dada, la cual desconocemos en la actualidad, el tacrolimús puede predisponer a una mayor permeabilidad vascular y requerir la adición de factores precipitantes, como puede ser la presencia de hipertensión arterial para producirse la extravasación y el acúmulo cerebral, y requerirse el cese de la acción predisponente inducida por el tacrolimús para que se corrija la alteración en la permeabilidad vascular.

En el caso presentado creemos que existen tres argumentos consistentes para relacionar el PRES con el tacrolimús. En primer lugar, existe una plausibilidad biológica ante la prescripción del tacrolimús y la hipertensión arterial, ya demostrada con anterioridad. En segundo lugar, no se constata mejoría clínica a lo largo de un período prolongado de ingreso (seis semanas), en el cual se ensayaron distintas soluciones terapéuticas, pero sin proceder a la retirada del tacrolimús. En tercer lugar, la sustitución del tacrolimús se siguió de una mejoría clínica rápida. La aplicación del algoritmo de Naranjo establece como posible esta interacción, si bien este algoritmo parece estar concebido para efectos directos de los fármacos en cuestión, y nuestra hipótesis es que el tacrolimús en niveles terapéuticos puede ejercer de factor predisponente, no precipitante [22].

Tampoco, como sugiere dicho algoritmo, se realizó una evaluación del efecto con mayores o menores dosis del fármaco o con placebo, dada su no pertinencia ante la gravedad clínica que presentaba el paciente.

La decisión de sustituir el tacrolimús por el everolimús está sustentada en la menor descripción de neurotoxicidad asociada a este último fármaco y su eficacia en la profilaxis del rechazo renal [23].

Se debe reseñar que el paciente recibe, a su vez, tratamiento con micofenolato, inmunosupresor también asociado al PRES [24]. La decisión de suspender en primer término el tacrolimús se sustenta en el mayor número de casos previos descritos. La remisión del cuadro a pesar del mantenimiento del micofenolato parece descartarlo como causante de este cuadro de PRES.

El presente caso enfatiza la necesidad tanto de valorar el diagnóstico de PRES en todo paciente con síntomas congruentes y en tratamiento con tacrolimús, como de ponderar la realización de un ensayo terapéutico temprano de retirada del tratamiento en estos pacientes.

En conclusión, el diagnóstico de PRES debe considerarse en los pacientes con antecedentes de trasplante de órgano en tratamiento con fármacos inmunosupresores como tacrolimús y que presentan un cuadro de instauración aguda con síntomas neurológicos o psiquiátricos, y se recomienda valorar la realización temprana de un ensayo terapéutico de retirada, incluso aunque el tacrolimús se encuentre en el rango terapéutico.

 

Bibliografía
 


 1.  Zhang X, Lin G, Tan L, Li J. Current progress of tacrolimus dosing in solid organ transplant recipients: pharmacogenetics considerations. Biomed Pharmacother 2018; 102: 107-14.

 2.  Neill TA. Reversible posterior leukoencephalopathy syndrome. Ontario, Canada: UpToDate; 2018. URL: https://www.uptodate. com/contents/reversible-posterior-leukoencephalopathy-syndrome. [19.02.2019].

 3.  Tolou-Ghamari Z. Nephro and neurotoxicity of calcineurin inhibitors and mechanisms of rejections: A review on tacrolimus and cyclosporin in organ transplantation. J Nephropathol 2012; 1: 23-30.

 4.  Rodríguez-González MJ, Calvo-Betancourt LS, Echeverría-Correa LE. Síndrome de encefalopatía posterior reversible secundaria a tacrolimús. Rev Colomb Cardiol 2016; 23: 23-31.

 5.  Fugate JE, Rabinstein AA. Posterior reversible encephalopathy syndrome: clinical and radiological manifestations, patho-physiology, and outstanding questions. Lancet Neurol 2015; 14: 914-25.

 6.  Wijdicks EF. Neurotoxicity of immunosuppressive drugs. Liver Transpl 2001; 7: 937-42.

 7.  Ni J, Zhou LX, Hao HL, Liu Q, Yao M, Li ML, et al. The clinical and radiological spectrum of posterior reversible encephalopathy syndrome: a retrospective series of 24 patients. J Neuroimaging 2011; 21: 219-24.

 8.  Roth C, Ferbert A. Posterior reversible encephalopathy syndrome: long-term follow up. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2010; 81: 773-7.

 9.  Li Y, Gor D, Walicki D, Jenny D, Jones D, Barbour P, et al. Spectrum and potential pathogenesis of reversible posterior leukoencephalopathy syndrome. J Stroke Cerebrovasc Dis 2012; 21: 873-82.

 10.  Pirola JP, Baenas DF, Haye Salinas MJ, Benzaquén NR, Colazo M, Borghi MV, et al. Posterior reversible leukoencephalopathy syndrome: case series and review of the literature. Reumatol Clin 2018; May 30. [Epub ahead of print].

 11.  Wu Q, Marescaux C, Wolff V, Jeung MY, Kessler R, Lauer V, et al. Tacrolimus-associated posterior reversible encephalopathy syndrome after solid organ transplantation. Eur Neurol 2010; 64: 169-77.

 12.  Pool ER, Porte M, Durham N, Urwin S, Laboi P, Martin F. Posterior reversible encephalopathy syndrome in HIV-positive patients: a case report and literature review. Int J STD AIDS 2018; 29: 937-41.

 13.  Bartynski WS, Boardman JF, Zeigler ZR, Shadduck RK, Lister J. Posterior reversible encephalopathy syndrome in infection, sepsis, and shock. AJNR Am J Neuroradiol 2006; 27: 2179-90.

 14.  Kimura R, Yanagida M, Kugo A, Taguchi S, Matsunaga H. Posterior reversible encephalopathy syndrome in chronic alcoholism with acute psychiatric symptoms. Gen Hosp Psychiatry 2010; 32: 447.

 15.  Tateishi Y, Iguchi Y, Kimura K, Aoki J, Uemura J. A case of autoimmune thyroid disease presenting posterior reversible encephalopathy syndrome. J Neurol Sci 2008; 271: 203-6.

 16.  Sánchez-Cendra C, Malón-Giménez D, Guerra-Martínez JA, Calzas-Rodríguez J, Antón-Pascual B, Olmo-Sánchez A. Síndrome de encefalopatía posterior reversible asociado a quimioterapia. Gemcitabina como agente causal. Rev Neurol 2017; 64: 574-5.

 17.  Shimono T, Miki Y, Toyoda H, Egawa H, Uemoto S, Tanaka K, et al. MR imaging with quantitative diffusion mapping of tacrolimus-induced neurotoxicity in organ transplant patients. Eur Radiol 2003; 13: 986-93.

 18.  Bartinsky W, Tan H, Boardman J, Shapiro R, Marsh J. Posterior reversible encephalopathy syndrome after solid organ transplantation. AJNR Am J Neuroradiol 2008; 29: 924-30.

 19.  López-Álvarez J, Soria García-Rosel E, Agüera-Ortiz L, Alcalá-Partera JA. Urgencias psiquiátricas en edad geriátrica. In Sociedad Española de Urgencias Psiquiátricas, ed. Manual de urgencias en psiquiatría. Madrid: SEDUP; 2018. p. 235-48.

 20.  Castro-García A. Complicaciones psiquiátricas de la levodopa: fisiopatología y tratamiento. Rev Neurol 1997; 25 (Supl 2): S157-62.

 21.  De Smet Y, Ruberg M, Serdaru M, Dubois B, Lhermitte F, Agid Y. Confusion, dementia and anticholinergics in Parkinson’s disease. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1982; 45: 1161-4.

 22.  Naranjo CA, Busto U, Sellers EM, Sandor P, Ruiz I, Roberts EA, et al. A method for estimating the probability of adverse drug reactions. Clin Pharmacol Ther 1981; 30: 239-45.

 23.  Anghel D, Tanasescu R, Campeanu A, Lupescu I, Podda G, Bajenaru O. Neurotoxicity of immunosuppressive therapies in organ transplantation. Maedica (Buchar) 2013; 8: 170-5.

 24.  Khajuria B, Khajuria M, Agrawal Y. Mycophenolate-induced posterior reversible encephalopathy syndrome. Am J Ther 2016; 23: 1072-3.

 

Posterior reversible leukoencephalopathy syndrome in a patient with Parkinson’s disease and initial psychiatric symptoms: a complex clinical presentation

Introduction. The relevance of the immunosuppressive drug tacrolimus in the prevention of rejection and graft-versus-host disease in transplanted patients is beyond all doubt. However, tacrolimus often has neurotoxic effects, including severe conditions such as posterior reversible leukoencephalopathy syndrome.

Case report. A 75-year-old male who had undergone a kidney transplantation five years earlier, for which he was receiving treatment with tacrolimus and mycophenolate. He also had advanced Parkinson’s disease, treated with several dopamine agonists. The patient visited the emergency department after a week-long history of visual hallucinations, delirium, expansive mood, confusion and headache. The focal psychogeriatric examination revealed psychosis secondary to dopaminergic agonists as the first diagnostic option, without excluding other possible iatrogenic causes despite the tacrolimus being within the therapeutic range (8.3 ng/mL). Both cranial computed tomography, which did not show any significant findings, and a magnetic resonance scan, in which a bilateral parietooccipital oedema was observed, were performed, this latter finding being compatible with posterior reversible leukoencephalopathy syndrome. While the patient was in hospital, tacrolimus was replaced by everolimus, and the dopaminergic medication was adjusted, resulting in a swift and full remission of the clinical signs and symptoms.

Conclusions. The diagnosis of posterior reversible leukoencephalopathy syndrome should be considered in patients with a history of organ transplantation treated with immunosuppressive drugs who have an acute onset condition with neurological or psychiatric symptoms.

Key words. Dopaminergic agonists. Parkinson’s disease. Posterior reversible encephalopathy syndrome. Secondary psychosis. Tacrolimus. Vasogenic edema.

 

© 2019 Revista de Neurología

Le puede interesar
Artículo en Castellano
Artículo con autoevaluación Valoración cuantitativa de la rigidez axial, estado funcional y calidad de vida relacionada con la salud en pacientes con e... R. Cano-de-la-Cuerda, L. Vela, J.C. Miangolarra-Page, Y. Macías-Macías, E. Muñoz-Hellín Fecha de publicación 13/08/2010 ● Descargas 1732
Artículo en Castellano
Alteraciones del comportamiento en la enfermedad de Alzheimer. Datos de un estudio poblacional M. de Toledo, F. Bermejo-Pareja, S. Vega-Quiroga, D. Muñoz-García Fecha de publicación 16/05/2004 ● Descargas 1898