Último número

Volumen 74 (02)
Ver número actual
Ver todos

Números anteriores

Vol. 74 (01)
Vol. 73 (12)
Vol. 73 (11)
Vol. 73 (10)

Otros números

Suplementos Congresos English Versions

Sobre la Revista

Comité Científico Viguera Editores Proceso de revisión Sociedades oficiales e indexación

Información para autores

Enviar manuscrito Normas de publicación Consultar estado de artículo

Información para revisores

Recomendaciones para revisor
Factor Impacto 20200,87

Porcentaje de aceptación en 2020: 22%

En 2020 el 50% de artículos recibieron respuesta definitiva en <=5 días

Media de tiempo a respuesta definitiva en 2020: 20 días

Web Médica Acreditada. Ver más información

Revista de Neurología (24 números al año) fomenta y difunde el conocimiento generado en lengua española sobre neurociencia, tanto clínica como experimental.

Másteres online

Master in Neuroimmunology

Máster en Neurociencia Experimental y Clínica

Máster en Sueño: Fisiología y Medicina

Máster en Epilepsia

Máster en Trastornos del Espectro Autista

Máster en Trastornos del Movimiento

Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva

Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades Intelectuales

Máster en Neurología Tropical y Enfermedades Infecciosas

Universidades

iNeurocampus Formación online

Listado de Másteres impartidos por Viguera Editores S.L.U. a través del portal www.ineurocampus.com en colaboración con distintas universidades del país

Noticias del día

Nuevos hallazgos sobre la función de tau en las enfermedades neurodegenerativas Fecha 21/01/2022 ● Lecturas 52
Ver todas las noticias

 

Nuevas evidencias sobre la relación entre diabetes y deterioro cognitivo Fecha 21/01/2022 ● Lecturas 93

Entrevistas

Entrevista con el profesor Luis de Lecea con ocasión de la reunión de la Asociación Española de Narcolepsia para pacientes y médicos (Día Europeo de la Narcolepsia. Madrid, 2019)

12/03/2019 ● Lecturas 33.724

Warning: mysql_fetch_array() expects parameter 1 to be resource, array given in /var/www/vhosts/neurologia.com/httpdocs/include/funciones.php on line 18
Ver todas las entrevistas

Listado de noticias de interés relacionadas con las neurociencias

Febrero 04 2022

XXXVIII REUNIÓN DE LA SOCIEDAD VALENCIANA DE NEUROLOGÍA

Valencia, España

Febrero 04 2022

XXXVIII Reunión Sociedad Valenciana de Neurología

Valencia, España

Febrero 04 2022

4th Pan American Parkinson and Movement Disorders Congress

Miami, Florida, EEUU

Febrero 24 2022

ACTRIMS Forum 2022

West Palm Beach, FL, EEUU

Marzo 04 2022

XXIV Congreso Internacional de actualización en TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO

Virtual, Virtual

Marzo 13 2022

XVII Congreso Mundial de Neurocirugía-WFNS 2022

Bogotá, Colombia

Ver Agenda

Listado de eventos del sector y fechas de interés relacionadas con los Másteres de www.ineurocampus.com

Listado de palabras clave de la página web. Pulse en una categoría para acceder a la búsqueda de todo el contenido web (artículos, noticias, autores, entrevistas etc.) relacionado con dicha categoría

Sobre Revista de Neurología

Información Comité Científico Proceso de revisión Sociedades e indexación Contacto

¿Cómo publicar con nosotros?

Enviar manuscrito Normas para autores Información para revisores

Sobre Viguera Editores

Información

Sobre iNeurocampus

Información

Redes sociales

Facebook Twitter
Web Médica Acreditada. Ver más información

Neurologia.com es una comunidad de conocimiento alrededor de la neurología en habla hispana, compuesta por millones de profesionales, desde estudiantes a instituciones médicas o académicas. Esta comunidad se dota de diferentes herramientas de interrelación y difusión del conocimiento en neurociencia

La teoría del muestreo temporal aplicada a los trastornos del lenguaje: análisis desde una perspectiva neuroconstructivista

P. Martínez-Castilla   Revista 73(11)Fecha de publicación 01/12/2021 ● RevisiónLecturas 1511 ● Descargas 90 Castellano English

Vea nuestros másteres

Abierta la Matriculación

Máster en Neurociencia Experimental y Clínica

7ª Edición

Abierta la Matriculación

Máster en Trastornos del Movimiento

11ª Edición


[REV NEUROL 2021;73:394-400] PMID: 34826333 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.7311.2021204

Introducción. De acuerdo con una perspectiva neuroconstructivista, la existencia de atipicidades sutiles en procesos de bajo nivel tiene un impacto en cascada sobre los dominios para los que tales procesos son relevantes. Diferentes alteraciones en un mismo proceso pueden dar cuenta del fenotipo de trastornos distintos. Según los criterios clasificatorios actuales, los trastornos del lenguaje pueden estar presentes en distintas condiciones evolutivas. La teoría del muestreo temporal se ha propuesto como posible marco explicativo de dichos trastornos. En este trabajo se revisa esta teoría, aplicando para ello los postulados neuroconstructivistas mencionados.

Desarrollo. La teoría del muestreo temporal plantea cómo alteraciones en la percepción del parámetro acústico del tiempo de ascenso de la amplitud en la ventana temporal lenta de la señal auditiva y, ligado a ello, posibles alteraciones en el acoplamiento entre dicha señal y las oscilaciones neurales de la corteza auditiva acarrean dificultades para el desarrollo lingüístico y musical. Tales alteraciones se vinculan a experiencias distintas con la información estimular, derivadas de diferencias en los umbrales de discriminación del tiempo de ascenso de la amplitud y en el input recibido asociado a este parámetro.

Conclusiones. La teoría analizada ofrece una explicación consistente con el marco neuroconstructivista. Existe evidencia acerca de las dificultades perceptivas del tiempo de ascenso de la amplitud y su relación con los dominios lingüístico y musical en niños con trastorno del desarrollo del lenguaje y/o con dislexia. Estudios futuros deberían analizar el alcance de esta teoría para explicar los trastornos del lenguaje en otras condiciones evolutivas.

Neuroconstructivismo Procesos de bajo nivel Relevancia de dominio ritmo Teoría del muestreo temporal Trastornos del lenguaje Técnicas exploratorias

Introducción


En la caracterización actual de los trastornos del lenguaje, se ha abandonado la polémica etiqueta referida a la especificidad. Se reconoce así, por un lado, que distintos tipos de condiciones evolutivas pueden coocurrir con un trastorno del lenguaje; por otro, que las alteraciones existentes no tienen por qué ceñirse al dominio lingüístico [1]. Este planteamiento es consistente con la visión neuroconstructivista de los trastornos del desarrollo, referente teórico en su estudio [2,3]. De acuerdo con dicha visión, trastornos con fenotipos diferentes pueden presentar alteraciones comunes, especialmente en momentos tempranos del desarrollo. Tales asociaciones se relacionarían con diferencias sutiles en ‘procesos de bajo nivel’ que irían teniendo un impacto en cascada sobre los dominios ‘para los que son relevantes’, pudiéndose originar fenotipos diferenciados como consecuencia del desarrollo y su carácter no lineal [4-6]. A lo largo del desarrollo, las funciones psicológicas irían emergiendo (también el lenguaje), produciéndose en ellas ‘variabilidad’ interindividual [3,7].

La aproximación neuroconstructivista a los trastornos del desarrollo, incluidos los del lenguaje, contrasta con la visión tradicional que describía el trastorno (específico) del lenguaje como resultado de un déficit de dominio específico en el procesamiento gramatical (véase, por ejemplo, Van der Lely et al [8]). Sin embargo, como distintos trabajos han puesto de manifiesto a lo largo de los años, las dificultades de las personas con este trastorno pueden abarcar otros elementos del lenguaje y no se ciñen únicamente a este dominio, y se extienden también a otros, como el del procesamiento musical, algo que ha contribuido a cuestionar la especificidad de la alteración [9,10]. Además, se han constatado similitudes en los perfiles de funcionamiento lingüístico de las personas con el trastorno y personas con otros desarrollos, como, por ejemplo, con síndrome de Down [11], lo que apoya la idea de que el trastorno del lenguaje puede producirse en condiciones de alteración evolutiva con etiologías diferentes [1]. En la actualidad, la teoría del muestreo temporal, también referida como perspectiva de jerarquía de fase de la modulación de la amplitud [12-16], está ofreciendo un marco de estudio de los trastornos del lenguaje que permite explicar estos dos tipos de datos, al tiempo que resulta coherente con el sistema clasificatorio vigente [1].

El objetivo de este trabajo es revisar dicha teoría, realizando un análisis de ella desde los postulados neuroconstructivistas anteriormente mencionados. En concreto, nos centraremos, en primer lugar, en el postulado neuroconstructivista según el cual, en los trastornos del desarrollo, la existencia de alteraciones en procesos de bajo nivel acarrea un impacto negativo en cascada sobre las funciones para las que tales procesos resultan relevantes [4-6]. En este sentido, explicaremos cómo la teoría del muestreo temporal relaciona la alteración en la percepción de un determinado parámetro acústico con la emergencia de dificultades en el lenguaje. Desde el neuroconstructivismo, se defiende, asimismo, que la variabilidad interindividual es una característica intrínseca al desarrollo, que se deriva de dos fuentes de variación: experiencias distintas vinculadas a la capacidad de procesamiento y/o al propio ambiente de desarrollo [3,7]. Por ello, analizaremos también las posibles fuentes de variación asociadas al proceso de bajo nivel que se destaca desde la teoría del muestreo temporal y expondremos la evidencia disponible al respecto. A continuación, abordaremos la perspectiva neuroconstructivista de relevancia de dominio [6] para explicar las dificultades musicales que se observan en personas con trastornos del lenguaje y presentaremos también las fuentes de variación al respecto. Por último, plantearemos algunas críticas a la teoría del muestreo temporal y las discutiremos desde la perspectiva neuroconstructivista adoptada. Indicaremos, además, posibles líneas de trabajo futuro.

Desarrollo


El procesamiento del lenguaje desde la teoría del muestreo temporal


La teoría del muestreo temporal referida al lenguaje parte del hecho de que la señal acústica del habla es la suma de distintas bandas de frecuencia que fluctúan en amplitud (o intensidad) a lo largo del tiempo [13]. Contiene así múltiples variaciones de energía (es decir, amplitud) rítmica en tasas anidadas a distinta velocidad, algo que se conoce como envolvente de la amplitud. La tasa más rápida corresponde al nivel de los fonemas, y cada uno de ellos se sucede cada 20-80 ms aproximadamente [17]. La siguiente tasa relevante con menor velocidad hace referencia al nivel silábico, en una ventana temporal de aproximadamente 200 ms en cualquier lengua [13]. En una tasa temporal aún más lenta se sitúa el nivel de las sílabas acentuadas dentro de la palabra, cada 500 ms aproximadamente [13]. Cada una de estas tasas queda identificada a través del denominado rise time o tiempo de ascenso necesario para alcanzar el pico de amplitud [15]. Mientras que la tasa más rápida corresponde al nivel segmental del habla, las tasas más lentas se refieren al nivel suprasegmental. Estas tasas más lentas son las responsables de la estructura prosódica y del ritmo de la señal del habla.

El ritmo es el elemento auditivo que se percibe más tempranamente en la ontogenia [18] y las tasas rítmicas más lentas son las que desempeñan, además, un papel fundamental en el procesamiento del habla. Esta aseveración parte del modelo de resolución multitemporal del procesamiento neural del habla [17,19]. Según este modelo, en la corteza auditiva se produce actividad neural espontánea con oscilaciones a distintas frecuencias que son ‘especialmente relevantes’ [17] para la decodificación de los distintos componentes de la señal lingüística. La banda delta (1-3 Hz) es crucial para el procesamiento del acento silábico de la palabra, la banda theta (4-8 Hz) para el procesamiento silábico y la banda gamma baja (30-50 Hz) para el procesamiento fonético [16,17,20]. Estas oscilaciones neurales interactúan con el input auditivo y se produce una alineación temporal de fase o acoplamiento que posibilita la percepción del habla [19]. Aunque en la edad adulta es la banda temporal correspondiente a las oscilaciones theta (nivel silábico) la que articula el procesamiento de la señal lingüística [17,19], en los primeros momentos del desarrollo prima la banda correspondiente a las oscilaciones delta, y el procesamiento del nivel del acento léxico constituye una piedra angular para el desarrollo fonológico y morfológico [14,16].

Cuando el tiempo de ascenso de la amplitud en las ventanas temporales lentas queda degradado en la señal lingüística, tanto la inteligibilidad del habla como el procesamiento neural del input auditivo se ven afectados [21]. En relación con ello, la teoría del muestreo temporal plantea que presentar umbrales más altos para la discriminación de este marcador acústico alterará el procesamiento del habla. Tales dificultades llevarían a que la información acústica se integre de una manera ‘sutilmente diferente’, y se formen así representaciones perceptivas atípicas que acabarán teniendo un ‘impacto en cascada’ sobre el desarrollo del lenguaje [16,20]. Por tanto, desde esta teoría, se destaca que la alteración en un proceso de bajo nivel acaba afectando al desarrollo de una función superior [22], una de las máximas de la visión neuroconstructivista de los trastornos del desarrollo.

Fuentes de variación en relación con la experiencia asociada al input del habla


Aplicando la visión neuroconstructivista a la teoría del muestreo temporal, se esperaría encontrar variabilidad en la experiencia relacionada con el proceso de bajo nivel referido. En efecto, se ha constatado la existencia de diferencias individuales en la capacidad de procesamiento del tiempo de ascenso de la amplitud, lo que generará experiencias distintas con los estímulos auditivos [23]. Estas diferencias individuales se relacionan con el desarrollo del lenguaje, tanto en el desarrollo típico como en niños con trastornos del lenguaje. Así, se ha observado que los umbrales de discriminación de este parámetro en el primer año de vida predicen el nivel de vocabulario a los 3 años en niños con desarrollo típico y con riesgo genético de presentar dislexia [24]. Más adelante, en la edad escolar, dichos umbrales predicen el rendimiento en tareas de discriminación de acento léxico, las cuales, a su vez, predicen el nivel de lenguaje alcanzado [12].

Cuando los umbrales de discriminación son excesivamente elevados y se supera el rango de variabilidad asociado al desarrollo típico, podrían presentarse trastornos del lenguaje, tanto oral como escrito [15]. Así, en distintas lenguas, se ha informado de umbrales más altos en niños con trastorno del desarrollo del lenguaje y/o con dislexia [12,20,25,26]. Además, en bebés con riesgo genético de presentar dislexia, el desarrollo de la percepción del tiempo de ascenso de la amplitud se ve enlentecido [24,27]. Aun cuando puedan no observarse diferencias en el plano conductual y/o las dificultades de discriminación hayan podido compensarse a lo largo del desarrollo [28], las alteraciones en el procesamiento neural pueden persistir, tanto en niños como en adultos con dislexia, hablantes nativos de idiomas diferentes (incluido el español) [29,30].

Otra fuente de variación interindividual deriva del tipo de input al que se está expuesto en el contexto social de desarrollo. Así, la experiencia con el lenguaje dependería de las características del tipo de habla que se recibe por parte de las figuras vinculares. El habla dirigida a los niños, es decir, el maternés, se caracteriza, interlingüísticamente por presentar rasgos prosódicos salientes que contrastan con los que se observan en el habla dirigida a los adultos, entre ellos, un mayor carácter tonal y rítmico [31]. Desde la teoría del muestreo temporal se destaca cómo, en el habla dirigida a los niños, la modulación de energía se ubica principalmente en las ventanas temporales más lentas, al presentar una alta proporción de sílabas acentuadas [32]. A su vez, el que las sílabas se acentúen más regularmente imprime su carácter rítmico al maternés, y esta cualidad haría especialmente destacable el parámetro acústico del tiempo de ascenso de la amplitud, fundamental para el desarrollo del lenguaje desde la teoría del muestreo temporal, como ya hemos mencionado [32]. El maternés facilita el procesamiento cortical de la señal del habla [33], además de estar asociado a otras habilidades lingüísticas y de constituir un importante medio de regulación atencional y emocional [34-38].

Por ello, cuando la cualidad del input que reciben los bebés resulta atípica, su experiencia con el lenguaje estará alterada. Las diferencias en el habla dirigida a los niños se han vinculado bien a características individuales del cuidador principal, bien a un intento en los padres por ajustar el input que producen a las características y necesidades del hijo [27]. El ejemplo más ilustrativo del primer escenario lo constituyen las madres que sufren depresión posparto, quienes producen un habla dirigida a sus hijos con características tonales menos marcadas, algo que afecta negativamente a la atención y al desarrollo del vocabulario en el niño [39]. Por el contrario, el bienestar emocional del cuidador principal constituye un factor de protección frente a los trastornos del lenguaje [40]. El segundo escenario se podría ver ejemplificado en las madres de bebés con alto riesgo genético de presentar trastorno del espectro del autismo, quienes prolongan durante más tiempo algunas de las características acústicas asociadas al maternés como recurso para captar la atención de sus hijos [41]. De forma similar, el menor nivel de desarrollo que los padres de niños mayores con síndrome de Down perciben en sus hijos les lleva a producir el habla dirigida a éstos con una mayor variabilidad tonal, lo que podría representar un elemento facilitador del desarrollo del lenguaje [38,42].

Relevancia de dominio del tiempo de ascenso de la amplitud: la teoría del muestreo temporal aplicada a la música


Desde el neuroconstructivismo se defiende una perspectiva de relevancia de dominio según la cual los procesos de bajo nivel pueden ser especialmente relevantes para el procesamiento de distintos dominios, sin ser, por tanto, dichos procesos específicos de un dominio concreto [4,6]. En este sentido, se ha de considerar que, en los estímulos musicales, los cambios en las ventanas temporales más lentas de la envolvente del sonido se asocian al ataque, el sostenimiento y la caída de las notas musicales [10,43], y el tiempo de ascenso de la amplitud resulta fundamental para la percepción del ritmo, del pulso (es decir, acentos) y de la métrica musical [10,43]. Si la ventana temporal lenta de aproximadamente 500 ms en el tiempo de ascenso de la amplitud corresponde, en el habla, al acento léxico, en música, hace referencia al pulso [44]. El procesamiento de un mismo parámetro resulta así relevante para dos dominios distintos.

Además, las oscilaciones neurales de la corteza auditiva en la banda de frecuencia delta canalizan el procesamiento del pulso. También aquí el tiempo de ascenso de la amplitud de las notas musicales hace que se produzca un acoplamiento entre el input auditivo musical y las oscilaciones neurales, algo que posibilita la percepción del pulso y de la métrica en la música [45-47].

Fuentes de variación en relación con la experiencia asociada al input musical


Ya hemos destacado la existencia de diferencias individuales en el proceso de bajo nivel objeto de interés desde la teoría del muestreo temporal, algo que resulta consistente con el marco neuroconstructivista. Acorde con la visión de relevancia de dominio explicada, distintos estudios han puesto de manifiesto cómo la existencia de diferencias individuales en los umbrales de discriminación del tiempo de ascenso de la amplitud se relaciona tanto con la sensibilidad para la percepción de la métrica como con la habilidad para seguir el pulso de forma síncrona a un estímulo musical [10,48]. Pero, cuando la percepción de este parámetro está significativamente alterada, como en los casos del trastorno del desarrollo del lenguaje y de la dislexia –como habíamos mencionado–, la experiencia con el input musical resulta atípica y el rendimiento en este mismo tipo de tareas musicales se ve afectado. Así, se ha puesto de manifiesto que niños con dichos trastornos obtienen resultados significativamente más bajos que sus iguales con desarrollo típico tanto en tareas de percepción como de sincronización a la métrica musical [10,49,50].

Ahora bien, la experiencia con los estímulos musicales no sólo depende de la capacidad de procesamiento individual, sino, también, del input al que está expuesto el niño, de manera similar a como veíamos en el caso del lenguaje. Al igual que los padres utilizan el registro del maternés para hablar con sus hijos, emplean también un registro especial cuando les cantan. El canto dirigido a los niños se caracteriza, en las distintas culturas, por tener un tono más elevado, un mayor carácter rítmico y repetitivo, y un tempo más lento [51]. Tales características (paralelas a las del habla dirigida a los niños) hacen que este tipo de estímulo sea especialmente atractivo para los bebés [52]. Contribuyen tanto a la comprensión de estructura musical como a facilitar el procesamiento de la información temporal [53]. Asimismo, de forma similar al maternés, las canciones dirigidas a los niños cumplen una función regulatoria atencional y emocional [54] y se asocian al desarrollo lingüístico del niño [55]. Desde la teoría del muestreo temporal, se destaca, además, cómo las canciones dirigidas a los niños presentan claves intensificadas vinculadas al tiempo de ascenso de la amplitud, al combinarse el pulso musical con la letra de la canción –y sus acentos– de forma rítmica [15].

Por todo ello, tal como mencionamos en relación con el habla dirigida a los niños, si las cualidades de las canciones dirigidas a los niños presentan atipicidad, esto alterará la experiencia con este tipo de estímulo, con un impacto potencial sobre el desarrollo. De nuevo aquí se han constatado alteraciones en las características de las canciones que dirigen a sus hijos las madres que sufren depresión. El tempo de sus canciones es significativamente más rápido, lo que se ha relacionado con la menor sensibilidad que presentan las madres que sufren este trastorno emocional para ajustarse a las necesidades del niño [56]. Como ya hemos mencionado, el hecho de que el niño presente un trastorno del desarrollo también puede llevar consigo que el input auditivo producido por los cuidadores principales sea diferente al que emiten los padres de los niños con desarrollo típico. Sin embargo, hasta la fecha, no parecen existir trabajos que hayan analizado esta cuestión.
 

Conclusiones


La teoría del muestreo temporal ofrece una explicación de las dificultades lingüísticas basada en la existencia de alteraciones en un proceso de bajo nivel que afectarían, en cascada, al desarrollo de los dominios para los que tal proceso resulta relevante. Como hemos defendido, resulta, por tanto, consistente con los postulados neuroconstructivistas y se alinea, además, con la visión actual de los trastornos del lenguaje [57-59]. A pesar de la importancia que se concede al efecto en cascada que la alteración sensorial tiene sobre el lenguaje, una de las críticas más importantes que se han hecho a la teoría del muestreo temporal es su falta de concreción en la definición de dichos efectos [60]. Si bien se defiende que la atipicidad perceptiva tendrá consecuencias negativas sobre la adquisición de la fonología y de la morfología [16], resultaría necesario precisar la naturaleza de las relaciones planteadas y, en definitiva, del impacto de la alteración sobre la percepción y la producción del lenguaje [60].

Como hemos expuesto, contamos con evidencias acerca de las alteraciones en la percepción del parámetro del tiempo de ascenso de la amplitud en niños con trastorno del desarrollo del lenguaje y/o con dislexia. No obstante, se ha de hacer notar que la evidencia acerca del impacto de dichas alteraciones proviene fundamentalmente de estudios correlacionales, algo que ha sido ampliamente criticado [60]. Aunque contamos con estudios longitudinales en los que se ha hecho evidente el valor predictivo de las alteraciones [12,24] –superándose así la crítica mencionada–, se requerirían más trabajos que contribuyesen a fortalecer las conclusiones que se derivan de ellos. Otra crítica realizada a la teoría del muestreo temporal es que apenas se ha analizado la fiabilidad de las tareas empleadas para evaluar la percepción del parámetro acústico de interés, junto con el hecho de que se observe gran variabilidad en el rendimiento de los participantes en estas tareas [60]. Asegurar la fiabilidad de las pruebas de evaluación resulta imprescindible. Ahora bien, el hecho de que se encuentre variabilidad en los umbrales de discriminación del tiempo de ascenso de la amplitud resultaría, desde el análisis neuroconstructivista que estamos realizando, una consecuencia natural del desarrollo, derivada de las fuentes de variación que hemos mencionado con anterioridad.

La teoría del muestreo temporal como marco para explicar los trastornos del lenguaje se apoya no sólo en la existencia de alteraciones perceptivas, sino también, en relación con ello, en la presencia de alteraciones en el acoplamiento entre las oscilaciones neurales espontáneas y las modulaciones de la energía del habla. No obstante, se ha de considerar que la evidencia disponible en cuanto a la alteración en el acoplamiento neural es todavía algo limitada, y los estudios se han centrado al respecto en niños con dislexia [16]. A diferencia de los modelos explicativos tradicionales en los que se trata de encontrar un déficit específico a un trastorno determinado [61], desde la visión neuroconstructivista se defiende la posibilidad de que existan alteraciones (similares o diferentes) en un mismo proceso en trastornos distintos [4-6]. De acuerdo con este postulado neuroconstructivista, desde la teoría del muestreo temporal se ha propuesto explícitamente el interés de que se estudien los procesos de bajo nivel señalados en otras condiciones evolutivas que puedan cursar con un trastorno del lenguaje, como, por ejemplo, podría ser el caso del trastorno del espectro del autismo [19]. Trabajos futuros deberían analizar la posible contribución de la teoría del muestreo temporal a la explicación de las alteraciones del lenguaje en distintos trastornos del desarrollo.

La propuesta explicativa de la teoría del muestreo temporal se basa en un proceso auditivo de bajo nivel. En este sentido, guarda similitud con otra teoría previamente planteada según la cual se defendía que los niños con trastorno (específico) del lenguaje se caracterizan por presentar problemas para el procesamiento de las características espectrotemporales finas del sonido que definen las transiciones de los formantes asociados a las consonantes (véase, por ejemplo, Tallal et al [62]). Aunque existe evidencia experimental al respecto, se han encontrado datos contradictorios [62,63], y se considera una alteración que no resulta necesaria para el desarrollo del trastorno [64]. Con la teoría del muestreo temporal se ha desplazado el foco de estudio desde el procesamiento de los patrones temporales rápidos asociados al componente segmental del lenguaje, al procesamiento auditivo relacionado con el componente suprasegmental (la estructura rítmica del lenguaje) [22]. Sin embargo, y a pesar de que se ha criticado que las dos teorías se planteen como competidoras [60], desde la teoría del muestreo temporal se admite la posibilidad de que las alteraciones en el procesamiento auditivo de la ventana temporal lenta de la envolvente de la amplitud coexistan con alteraciones para el procesamiento acústico en las ventanas más rápidas [20]. La afectación en el procesamiento de los parámetros acústicos de las distintas ventanas temporales anidadas dentro de la señal del habla implicaría una mayor gravedad del trastorno [12]. Esta aproximación también resulta consistente con la perspectiva neuroconstructivista aplicada a los trastornos del lenguaje, desde la que se asume una visión de complejidad en la que distintas alteraciones en los distintos niveles del sistema en desarrollo pueden interactuar [65].

En consonancia con esta perspectiva, la relevancia de dominio del parámetro acústico del tiempo de ascenso de la amplitud explica el que se puedan presentar simultáneamente problemas para el procesamiento del lenguaje y para el procesamiento de la música. En el caso del trastorno del desarrollo del lenguaje, el que se hayan constatado problemas para el procesamiento rítmico en el ámbito musical, como se viene destacando desde hace años [9], contribuye a avalar la retirada de la etiqueta clasificatoria de trastorno ‘específico’ del lenguaje. Por otro lado, dada la relevancia otorgada desde la teoría del muestreo temporal al canto dirigido a los niños y su vinculación no sólo con el desarrollo del procesamiento musical, sino también con el desarrollo del lenguaje [15,55], estudios futuros deberían ahondar en las características de este tipo especial de input que dirigen a sus hijos los padres de los niños con un trastorno del lenguaje. La relevancia del habla y del canto dirigido a los niños como fuente privilegiada de experiencia en el contexto de desarrollo social podría abrir la puerta a vías de intervención apoyadas en estos pilares, lo que representa otra importante línea de trabajo futuro.

 

Bibliografía
 


 1. Bishop DVM, Snowling MJ, Thompson PA, Greenhalgh T, CATALISE-2 consortium. Phase 2 of CATALISE: a multinational and multidisciplinary Delphi consensus study of problems with language development: Terminology. J Child Psychol Psychiatry 2017; 58: 1068-80.

 2. Karmiloff-Smith A. Nativism versus neuroconstructivism: rethinking the study of developmental disorders. Dev Psychol 2009; 45: 56-63.

 3. Mareschal D, Johnson MH, Sirois S, Spratling M, Thomas M, Westermann G. Neuroconstructivism. Vol. I. How the brain constructs cognition. Oxford: University Press; 2007.

 4. Karmiloff-Smith A. Development itself is the key to understanding developmental disorders. Trends Cogn Sci 1998; 2: 389-98.

 5. Oliver A, Johnson MH, Karmiloff-Smith A, Pennington B. Deviations in the emergence of representations: a neuroconstructivist framework for analysing developmental disorders. Dev Sci 2000; 3: 1-40.

 6. Karmiloff-Smith A. An alternative to domain-general or domain-specific frameworks for theorizing about human evolution and ontogenesis. AIMS Neurosci 2015; 2: 91-104.

 7. Frankenhuis WE, Panchanathan K. Individual differences in developmental plasticity may result from stochastic sampling. Perspect Psychol Sci 2011; 6: 336-47. 

 8. Van der Lely HKJ, Pinker S. The biological basis of language: insight from developmental grammatical impairments. Trends Cogn Sci 2014; 18: 586-95.

 9. Alcock KJ, Passingham RE, Watkins K, Vargha-Khadem F. Pitch and timing abilities in inherited speech and language impairment. Brain Lang 2000; 75: 34-46.

 10. Cumming R, Wilson A, Leong V, Colling LJ, Goswami U. Awareness of rhythm patterns in speech and music in children with specific language impairments. Front Hum Neurosci 2015; 6: 672.

 11. Laws G, Bishop DVM. Verbal deficits in Down’s syndrome and specific language impairment: a comparison. Int J Lang Commun Disord 2004; 39: 423-51.

 12. Cumming R, Wilson A, Goswami U. Basic auditory processing and sensitivity to prosodic structure in children with specific language impairments: a new look at a perceptual hypothesis. Front Psychol 2015; 6: 972.

 13. Goswami U. A temporal sampling framework for developmental dyslexia. Trends Cogn Sci 2011; 15: 3-10.

 14. Goswami U. Educational neuroscience: neural structure-mapping and the promise of oscillations. Curr Opin Behav Sci 2016; 10: 89-96.

 15. Goswami U. A neural basis for phonological awareness? An oscillatory temporal-sampling perspective. Curr Dir Psychol Sci 2018; 27: 56-63.

 16. Goswami U. Speech rhythm and language acquisition: an amplitude modulation phase hierarchy perspective. Ann N Y Acad Sci 2019; 1453: 67-78.

 17. Poeppel D. The neuroanatomic and neurophysiological infrastructure for speech and language. Curr Opin Neurobiol 2014; 28: 142-9.

 18. Sansavini A. Neonatal perception of the rhythmical structure of speech: the role of stress patterns. Early Dev Parent 1997; 6: 3-13.

 19. Giraud AL, Poeppel D. Cortical oscillations and speech processing: emerging computational principles and operations. Nat Neurosci 2012; 15: 511-7.

 20. Goswami U, Cumming R, Chait M, Huss M, Mead N, Wilson AM, et al. Perception of filtered speech by children with developmental dyslexia and children with specific language impairments. Front Psychol 2016; 7: 791.

 21. Luo H, Poeppel D. Phase patterns of neuronal responses reliably discriminate speech in human auditory cortex. Neuron 2007; 54: 1001-10.

 22. Goswami U. Why theories about developmental dyslexia require developmental designs. Trends Cogn Sci 2003; 7: 534-40. 

 23. Goswami U, Leong V. Speech rhythm and temporal structure: converging perspectives? Lab Phonol 2013; 4: 67-92.

 24. Kalashnikova M, Goswami U, Burnham D. Sensitivity to amplitude envelope rise time in infancy and vocabulary development at 3 years: A significant relationship. Dev Sci 2019; 22: e12836.

 25. Goswami U, Wang H-LS, Cruz A, Fosker T, Mead N, Huss M. Language-universal sensory deficits in developmental dyslexia: English, Spanish, and Chinese. J Cogn Neurosci 2011; 23: 325-37.

 26. Richards S, Goswami U. Auditory processing in specific language impairment (SLI): relations with the perception of lexical and phrasal stress. J Speech Lang Hear Res 2015; 58: 1292-305. 

 27. Kalashnikova M, Goswami U, Burnham D. Mothers speak differently to infants at risk for dyslexia. Dev Sci 2016; 21: e12487.

 28. Cuetos F, Martínez-García C, Suárez-Coalla PProsodic perception problems in Spanish dyslexiaSci Stud Read 2018; 22: 41-54.

 29. Molinaro N, Lizarazu M, Lallier M, Bourguignon M, Carreiras M. Out-of-synchrony speech entrainment in developmental dyslexia. Hum Brain Mapp 2016; 37: 2767-83.

 30. Power AJ, Mead N, Barnes L, Goswami U. Neural entrainment to rhythmic speech in children with developmental dyslexia. Front Hum Neurosci 2013; 7: 777.

 31. Stern DN, Spieker S, Barnett RK, MacKainr K. The prosody of maternal speech: infant age and context related changes. J Child Lang 1983; 10: 1-15.

 32. Leong V, Kalashnikova M, Burnham D, Goswami U. The temporal modulation structure of infant-directed speech. Open Mind (Camb) 2017; 1: 78-90.

 33. Kalashnikova M, Peter V, Di Liberto GM, Lalor EC, Burnham D. Infant-directed speech facilitates seven-month-old infants’ cortical tracking of speech. Sci Rep 2018; 8: 13745.

 34. Liu H-M, Kuhl PK, Tsao F-M. An association between mothers’ speech clarity and infants’ speech discrimination skills. Dev Sci 2003; 6: F1-10.

 35. Thiessen ED, Hill EA, Saffran JR. Infant-directed speech facilitates word segmentation. Infancy 2005; 7: 53-71.

 36. Song JY, Demuth K, Morgan J. Effects of the acoustic properties of infant-directed speech on infant word recognition. J Acoust Soc Am 2010; 128: 389-400.

 37. Weisleder A, Fernald A. Talking to children matters: early language experience strengthens processing and builds vocabulary. Psychol Sci 2013; 24: 2143-52.

 38. Spinelli M, Fasolo M, Mesman J. Does prosody make the difference? A meta-analysis on relations between prosodic aspects of infant-directed speech and infant outcomes. Dev Rev 2017; 44: 1-18.

 39. Porritt LL, Zinser MC, Bachorowski J-A, Kaplan PS. Depression diagnoses and fundamental frequency-based acoustic cues in maternal infant-directed speech. Lang Learn Dev 2013; 10: 51-67.

 40. Harrison LJ, McLeod S. Risk and protective factors associated with speech and language impairment in a nationally representative sample of 4- to 5-year-old children. J Speech Lang Hear Res 2010; 53: 508-29.

 41. Quigley J, McNally S, Lawson S. Prosodic patterns in interaction of low-risk and at-risk-of-autism spectrum disorders infants and their mothers at 12 and 18 months. Lang Learn Dev 2016; 12: 295-310.

 42. Fidler DJ. Parental vocalizations and perceived immaturity in Down syndrome. Am J Ment Retard 2003; 6: 425-34.

 43. Brandt A, Gebrian A, Slevc LR. Music and early language acquisition. Front Psychol 2012; 3: 327.

 44. Ding N, Patel, AD, Lin C, Henry B, Cheng L, Poeppel D. Temporal modulations in speech and music. Neurosci Biobehav Rev 2017; 81: 181-7.

 45. Doelling KB, Assaneo M, Bevilacqua D, Pesaran B, Poeppel D. An oscillator model better predicts cortical entrainment to music. Proc Natl Acad Sci U S A 2019; 116: 10113-21.

 46. Doelling KB, Poeppel D. Cortical entrainment to music and its modulation by expertise. Proc Natl Acad Sci U S A 2015; 112: E6233-42.

 47. Tal I, Large EW, Rabinovitch E, Schroeder CE, Poeppel D, Golumbic EZ. Neural entrainment to the beat: the ‘missing-pulse’ phenomenon. J Neurosci 2017; 37: 6331-41.

 48. Huss M, Verney JP, Fosker T, Mead N, Goswami U. Music, rhythm, rise time perception and developmental dyslexia: perception of musical meter predicts reading and phonology. Cortex 2011; 47: 674-89.

 49. Corriveau KH, Goswami U. Rhythmic motor entrainment in children with speech and language impairments: Tapping to the beat. Cortex 2009; 45: 119-30.

 50. Goswami U, Huss M, Mead N, Fosker T, Verney JP. Perception of patterns of musical beat distribution in phonological developmental dyslexia: significant longitudinal relations with word reading and reading comprehension. Cortex 2013; 49: 1363-76.

 51. Trehub SE, Unyk AM, Trainor LJ. Maternal singing in cross-cultural perspective. Infant Behav Dev 1993; 16: 285-95.

 52. Nakata T, Trehub SE. Infants’ responsiveness to maternal speech and singing. Infant Behav Dev 2004; 27: 455-64.

 53. Trainor LJ. Infant preferences for infant-directed versus noninfant-directed playsongs and lullabies. Infant Behav Dev 1996; 19: 83-92.

 54. Shenfield T, Trehub SE, Nakata T. Maternal singing modulates infant arousal. Psychol Music 2003; 31: 365-75.

 55. Gerry D, Unrau S, Trainor LJ. Active music classes in infancy enhance musical, communicative and social development. Dev Sci 2012; 15: 398-407.

 56. De l’Etoile SK, Leider CN. Acoustic parameters of infant-directed singing in mothers with depressive symptoms. Infant Behav Dev 2011; 34: 248-56.

 57. Benítez-Burraco A. Trastornos del lenguaje: lo que necesitamos realmente es un cambio de paradigma. Rev Neurol 2013; 57: 287-8.

 58. Benítez-Burraco A. Nuevas propuestas para el diagnóstico y la clasificación de los trastornos del lenguaje: ¿hemos incorporado los criterios idóneos? Rev Neurol 2013; 56: 304.

 59. Benítez-Burraco A, Boeckx C. Trastornos del lenguaje como oscilopatías. Rev Neurol 2014; 59: 333-4.

 60. Protopapas A. From temporal processing to developmental language disorders: mind the gap. Philos Trans R Soc Lond Biol Sci 2014; 369: 20130090.

 61. Bishop DVM, Rutter M. Neurodevelopmental disorders: conceptual issues. In Rutter M, Bishop DVM, Pine DS, Scott S, Stevenson J, Taylor E, et al, eds. Rutter’s child and adolescent psychiatry; 2008. Singapur: Blackwell Publishing; 208. p. 32-41.

 62. Tallal P, Gaab N. Dynamic auditory processing, musical experience and language development. Trends Neurosci 2006; 29: 382-90.

 63. Idiazábal-Aletxa MA, Saperas-Rodríguez M. Procesamiento auditivo en el trastorno específico del lenguaje. Rev Neurol 2008; 46 (Supl 1): S91-5.

 64. Bishop, DVM, Carlyon RP, Deeks JM, Bishop SJ. Auditory temporal processing impairment: neither necessary nor sufficient for causing language impairment in children. J Speech Lang Hear Res 1999; 42: 1295-310.

 65. D’Souza D, D’Souza H, Karmiloff-Smith A. Precursors to language development in typically and atypically developing infants and toddlers: the importance of embracing complexity. J Child Lang 2017; 44: 1-37.

 

Temporal sampling theory applied to language disorders: an analysis from a neuroconstructivist perspective

Introduction. From a neuroconstructivism perspective, subtle atypicalities in low-level processes have a cascading impact on the domains for which these processes are relevant. Atypicalities in a given process contribute to accounting for the phenotype of different developmental disorders. According to current classification criteria, language disorders can occur in different developmental conditions. The temporal sampling theory has been proposed as a framework for such disorders. In this work, this theory is reviewed and analyzed from the aforementioned neuroconstructivism claims.

Development. The temporal sampling theory explains how atypicalities in the perception of the rise time acoustic parameter in the slowest temporal window of the auditory signal and, linked to this, potential atypicalities in the entrainment of the signal and the neural oscillations in the auditory cortex involve difficulties for language and music development. These atypicalities are linked to a different experience with the stimuli. In turn, the different experience derives from differences in rise time discrimination thresholds and in the received input that is related to this parameter.

Conclusions. The temporal sampling theory offers an explanation that is consistent with the neuroconstructivism perspective. There is evidence of rise time perception difficulties and their relationship with language and music in children with developmental language disorder and/or dyslexia. Future studies should analyze the reach of this theory to explain language disorders in different developmental conditions.

Key words. Domain relevance. Language disorders. Low-level processes. Neuroconstructivism. Rhythm. Temporal sampling theory.

 

© 2021 Revista de Neurología

Le puede interesar
Artículo en Castellano
Rehabilitación cognitiva. Aspectos teóricos y metodológicos Y. Ginarte-Arias Fecha de publicación 01/11/2002 ● Descargas 4494
Artículo en Castellano
Artículo con autoevaluación Validez diagnóstica de la ecografía en el síndrome del túnel carpiano E. Bueno-Gracia, M. Haddad-Garay, J.M. Tricás-Moreno, P. Fanlo-Mazas, M. Malo-Urriés, E. Estébanez-de-Miguel, ... Fecha de publicación 01/07/2015 ● Descargas 940